La proliferación de parques eólicos está creando mucha controversia, pero no todas las posturas son contrarias a e estos psrques. COAG Asturias considera que es el momento de pronunciarse sobre al ataque que diversos colectivos realizan de forma sistemática a la instalación de parques eólicos en Asturias. Los argumentos que más se repiten para posicionarse contra su instalación son los perjuicios que estos ocasionan a los agricultores y ganaderos asturianos.

«En nuestra opinión, esta afirmación dista mucho de la realidad, máxime si tenemos en cuenta que la construcción de estas infraestructuras repercute en la limpieza de montes, propicia la existencia de más pasto y alimento para el ganado y facilita el acceso de la maquinaria agrícola y del ganado a zonas hasta ahora inaccesibles a través de la construcción de pistas y pasos canadienses. Es además incierto que los parques eólicos supongan un recorte de las ayudas PAC a los ganaderos puesto que la actividad eólica es compatible con la ganadería, de hecho, es una imagen muy habitual ver al ganado pastando en la zona de los molinos».

La convivencia entre la ganadería y los parques eólicos «es una realidad y ello propicia además del mantenimiento de la ganadería un crecimiento de los puestos de trabajo para los más jóvenes en algunas zonas donde hasta la fecha apenas existía. Cada vez son más las familias jóvenes que se quedan en nuestros pueblos, fijando población, ante la oportunidad laboral que ofrece a los habitantes del medio rural este tipo de instalaciones», por eso COAG Asturias entiende que son una herramienta más para afianzar el reto demográfica y evitar el progresivo envejecimiento de la zona rural asturiana.

Finalmente, la Organización tiene muy claro que «por encima de todos los intereses están los de nuestros ganaderos y habitantes del medio rural y consideramos que debe seguir aportándose por la energía eólica como motor de nuestra economía».