El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha apostado por defender una gestión cinegética sostenible, compatible con la conservación de la biodiversidad y que contribuya a dinamizar el medio rural. Ha indicado que el Gobierno está llevando a cabo diversas actuaciones para impulsar una actividad cinegética sostenible, moderna y adaptada a nuestra diversidad ecológica.

Luis Planas ha participado en la inauguración, este viernes 1 en Cáceres, del III Congreso de Conservación, Caza y Cultura, “Una puerta abierta al mundo rural”, organizado por la Federación Extremeña de Caza para el intercambio de conocimientos sobre gestión cinegética y la puesta en valor de esta actividad de larga tradición en el medio rural.

En su intervención, Luis Planas ha señalado que “España tiene una realidad rural viva y dinámica, de la que forma parte el mundo de la caza y que debe ser respetado y valorado”. Según ha indicado, la actividad cinegética lleva aparejada una gran tradición cultural en España, además de contribuir a la preservación ambiental y la dinamización social y económica del medio rural. En concreto, esta actividad supone un valor cercano a los 6.000 millones de euros y genera alrededor de 186.000 puestos de trabajo, directos e indirectos.

En todo caso, el ministro ha puntualizado que el valor de la caza va más allá del impacto económico, ya que “la caza sostenible es un elemento fundamental de gestión de nuestro medio natural”, que juega un importante papel como factor de regulación de las poblaciones de la fauna silvestre, además de constituir una práctica deportiva muy apreciada. Es el tercer deporte en número de federados de España, siendo Extremadura la tercera comunidad con más personas federadas.

Por otro lado, ha apuntado que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación tiene el papel de coordinar la actividad cinegética y facilitar el desarrollo de esta competencia a las comunidades autónomas, fomentando el diálogo y el consenso. Entre las actuaciones, el ministro ha destacado la Estrategia Nacional de Gestión Cinegética, que recopila propuestas y recomendaciones para garantizar una actividad cinegética sostenible y adaptativa.

De igual forma, el ministro ha recordado que la nueva Política Agraria Común (PAC), que apuesta por una mayor sostenibilidad, incluye medidas que favorecen la biodiversidad y el hábitat de especies cinegéticas. Dentro de los ecoesquemas, se han introducido prácticas que había solicitado la Federación Española de Caza, “que van en línea de los intereses de nuestros agricultores y ganaderos, y también de nuestros cazadores”, ha asegurado. Además, las medidas agroambientales que gestionan las comunidades autónomas, en el marco del desarrollo rural, podrán apoyar otras prácticas que propone el sector cinegético.