El ministro de Agriculturra, Pesca y Alimentación, Luis Planas, continúa con sus contactos con los distintos consejeros del ramo para tratar de alcanzar un consenso sobre el debate de la PAC, aunque está comprobando que cada CCAA tiene unos objetivos y unas prioridades muy concretas y divergentes. Como muestra, Extremadura pide mantener los derechos históricos temporalmente y Asturias eliminar los pagos a los grandes perceptores.

La Junta de Extremadura ha pedido al Ministerio de Agricultura (MAPA) el mantenimiento de los derechos históricos de la PAC durante «un periodo transitorio suficientemente largo para que no existan reducciones de la renta importantes» y que para ser agricultor genuino los ingresos agrarios representen el 30 % del total.

Así lo ha indicado la consejera de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, Begoña García Bernal, en una comparecencia ante el Pleno de la Asamblea de Extremadura a petición del PP para informar sobre la reunión bilateral mantenida recientemente con el MAPA sobre la nueva PAC.

EXTREMADURA QUIERE ENTRE 15 Y 20 REGIONES Y UNA FIGURA DE AGRICULTOR GENUINO  VINCULADA AL TERRITORIO

En el encuentro con el ministro, Extremadura reclamó que la totalidad de la comarca de La Vera, unas 8.000 hectáreas, sea región agronómica en defensa del mantenimiento de las ayudas al tabaco, algo «irrenunciable», ha indicado.

La consejera ha rechazado el acuerdo alcanzado por los gobiernos socialistas de Aragón y Castilla la Mancha, que, entre otras cuestiones, defienden un máximo de seis regiones agronómicas, mientras que Extremadura quiere entre 15 y 20.

García Bernal ha apuntado que Galicia o Andalucía también se oponen a ese pacto, porque no es una cuestión de partidos sino de realidades agrarias distintas, ha aclarado.

En la cuestión del agricultor genuino, la consejera ha considerado que esta figura debe estar vinculada estrechamente al territorio y a una «actividad constatable», y que Extremadura apuesta por un modelo familiar y profesional.

La Junta ha pedido en el debate de la PAC que las ayudas directas a los jóvenes agricultores se eleven al 3 % y que dentro del primer pilar haya también una discriminación positiva para fomentar la incorporación de la mujer, además de mostrar su apoyo a la agricultura ecológica.

La consejera está de acuerdo con el «capping», la desegresividad de las ayudas entre 60.000 y 100.000, pero quiere que no se descuenten las deducciones por empresas de servicios para no perjudicar la creación de empleo en las explotaciones.

Respecto a la convergencia para los años 2021 y 2022, ha asegurado que Extremadura ha salido beneficiada en algo más de un uno por ciento, aunque un pequeño grupo de agricultores salga perdiendo.

También está de acuerdo con los pagos redistributivos y ha solicitado una simplificación de los ecoesquemas.

ASTURIAS RECLAMA QUE LAS AYUDAS VAYAN A «QUIENES VIVEN DEL CAMPO DE MANERA REAL» Y ELIMINAR A LOS GRANDES PERCEPTORES

Por su parte, en el debate de la PAC, el consejero de Medio Rural y Cohesión Territorial del Principado de Asturias, Alejandro Calvo, ha defendido este miércoles 21 el modelo agrícola familiar para que las ayudas vayan destinadas «a quien vive y trabaja en el campo de una manera real» de forma que «se eliminen por arriba los grandes perceptores», que son instituciones o entidades «que no las necesitan para la rentabilidad».

Calvo, que se ha reunido en Madrid con el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, para perfilar el Plan Estratégico para la aplicación de la Política Agraria Común (PAC) en España, ha expresado su sintonía con las líneas básicas planteadas por el Gobierno y que ahora deben plasmarse mediante un trabajo técnico.

Acompañado del director general del Medio Natural y Planificación Rural, David Villar, el consejero también ha advertido del «problema muy serio» que representa la falta de relevo generacional en el medio rural y en el sector primario en particular.

Por ello, ha planteado la necesidad de extender las ayudas destinadas a la incorporación de los jóvenes al sector, ahora fijadas hasta los 40 años, y llegar hasta los 45, a la vez que ha defendido «un plan global» para las mujeres dentro de la PAC.