El Parlamento Europeo ha presentado una nueva propuesta diseñada para vincular los pagos de la Política Agrícola Común (PAC) a las condiciones laborales y sociales de trabajo de una «manera fácil y no burocrática» en un intento por alcanzar un compromiso sobre lo que se ha convertido en un punto controvertido de la PAC en las negociaciones a tes partes en Europa.

La propuesta, que fue enviada a la presidencia portuguesa el viernes (23 de abril), describe un enfoque para garantizar que los agricultores que no cumplan con las condiciones laborales y de empleo aplicables sean penalizados.

“Bajo este enfoque, los estados miembros simplemente garantizarán el cumplimiento de las reglas sobre condicionalidad social a través de controles realizados por sus sistemas de control existentes” a través de las autoridades de aplicación competentes, se lee en la carta.

De esta manera, la condicionalidad social no crearía “ninguna carga administrativa adicional” sino un “fuerte efecto disuasorio”, argumenta la carta, ya que no habrá requisitos de control adicionales ni para la Comisión ni para los organismos pagadores nacionales.

Esto traería, según esta propuesta, “beneficios reales para los trabajadores del sector, abordando el trabajo no declarado, contribuyendo a mejorar las condiciones laborales, garantizando la igualdad de trato para todos los trabajadores de la agricultura, así como previniendo la competencia desleal en nuestro mercado común”, dice la carta.

Un capítulo social sólido en la PAC ayudaría a establecer igualdad de condiciones en toda la UE en materia de derechos de los trabajadores, lo que, según los eurodiputados, también beneficiaría a los empleadores.

“Actualmente, los agricultores que cumplen con las normas laborales aplicables están en desventaja en comparación con aquellos que violan la ley o los convenios colectivos de trabajo y esta competencia desleal debe ser detenida”, enfatiza la carta.

LOS AGRICULTORES DE LA COPA-COGECA MUESTRAN SU PREOCUPACIÓN POR LA IDEA, ARGUMENTANDO QUE QUEDA FUERA DEL ÁMBITO DE COMPETENCIA DE LA PAC

En medio de los crecientes pedidos para su inclusión en la reforma de la PAC, la condicionalidad social está demostrando ser un tema espinoso en las negociaciones de la PAC en curso entre los países de la UE y el Parlamento Europeo.

El Parlamento apoya la inclusión de la condicionalidad social, votando a través de una serie de enmiendas en octubre sobre la forma de la PAC posterior a 2020 que incluía referencias obligatorias a la «condicionalidad social«.

Sin embargo, los ministros de agricultura de la UE se muestran reacios a incluir la condicionalidad social en la reforma de la PAC por temor a que genere burocracia adicional para los agricultores.

La asociación de agricultores de la UE COPA-COGECA también ha expresado su preocupación por la idea de imponer el cumplimiento de las condiciones laborales, argumentando que queda fuera del ámbito de competencia de la PAC.

Sin embargo, hablando durante una conferencia de prensa el lunes (26 de abril), la ministra de agricultura portuguesa, Maria do Céu Antunes, actual titular de la presidencia rotatoria de seis meses, se mostró positiva sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo sobre el tema.

Confirmando que los ministros de Agricultura han recibido la propuesta pero aún no la han debatido, aseguró estar “segura de que nos será un aporte útil para que podamos cerrar también la dimensión social”.