La empresa Patatas Hijolusa, propiedad de una familia leonesa y de un fondo de inversión, ha emitido en el 13 de septiembre un comunicado que se reproduce en varios medios de comunicación, con el que pone en valor una inversión en energía eólica en la provincia de Palencia y presumen de su “sostenibilidad” y “compromiso ambiental”. Sin embargo, desde Asaja León se critica a la empresa por promover un parque eólico cuya línea de evacuación, de 59 kilómetros, pasa por los nuevos regadíos de Payuelos causando un grave daño al campo.

Para la organización agraria, «este proyecto es particularmente dañino para los intereses agrarios de la provincia de León, como así le consta a la Junta de Castilla y León que ha recibido multitud de alegaciones al miso de agricultores leoneses, y también de ASAJA como colectivo agrario».

Este parque fotovoltaico ubicado en Palencia está previsto que evacúe la electricidad  en la provincia de León, en el municipio de Santas Martas, en el conocido como Nudo Luengos. Para esta evacuación eléctrica han proyectado un  tendido de alta tensión de 59 kilómetros, de los cuales 36 de ellos, donde se asientan 115 postes eléctricos, transcurren por la provincia de León atravesando las tierras de los nuevos regadíos de Payuelos en los municipios de  Santas Martas, El Burgo Ranero, Santa María del Monte Cea, Calzada del Coto, Villamol y Sahagún.

«El daño de este tendido eléctrico en una zona de nuevos regadíos es enorme al interferir con los sistemas de riego y con el laboreo propio de fincas de regadío tanto con los postes o apoyos como con el tendido eléctrico y su servidumbre».

Por ello, ASAJA pide a Patatas Hijolusa que «si quiere presumir de compromiso con esta provincia que se retire de este proyecto que tanto daño va a hacer a los agricultores de la comarca de Sahagún», y pide a la Junta de Castilla y León que no autorice parques eólicos o fotovoltaicos tan distantes a los puntos de evacuación de la electricidad, «ya que eso no es sostenible, y que en todo caso las líneas de evacuación sean en su totalidad subterráneas».

ASAJA espera que la oposición a este proyecto, manifestada por los agricultores afectados y por los ayuntamientos implicados, haga reflexionar a los fondos de inversión para que opten por su retirada, y de no ser así, que la Junta de Castilla y León, como responsable último, no permita su aprobación.

«Es un sinsentido que la Junta de Castilla y León, el Estado y la Unión Europea hayan invertido decenas de millones de euros para desarrollar los regadíos de Payuelos, y que ahora se permita a una empresa privada, que defiende intereses exclusivamente privados, destrozar parta de la inversión con una línea eléctrica, cuando además Castilla y León tiene más potencia instalada de la que consume», lamentan desde la organiación agraria.