ASAJA de Ciudad Real ha escrito una carta al consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural para trasladarle la preocupación que hay entre los agricultores al detectar un alto porcentaje de incidencias por el nuevo sistema de control de la PAC como consecuencia de las carencias de éste para comprobar los cultivos declarados.

Estando a las puertas de la puesta en marcha de la nueva PAC, este año ya se ha generalizado la monitorización, el sistema de control de lo declarado por los agricultores en su solicitud. Sin embargo, su implantación ha venido acompañada de un alto porcentaje de incidencias a los agricultores porque no coincide lo que detecta el satélite con lo declarado por el profesional en su Solicitud Única.

ASAJA Ciudad Real ha trasladado al consejero que “el grado de fiabilidad que se están encontrando en los primeros estadios de control PAC es bajo”, de ahí que la organización provincial agraria haya pedido, ante un alto porcentaje de incidencias PAC, “que se realicen las pruebas internas y correcciones oportunas antes de enviar las supuestas incidencias”.

LA COMPLEJIDAD Y DIFICULTADES PARA HACER LAS CORRECCIONES ESTÁ GENERAND MUCHA DESCONFIANZA

ASAJA Ciudad Real, como entidad colaboradora e implicada con sus socios desde que solicitan la PAC hasta que reciben todos los fondos, sabe que la aplicación de la reforma también supone un gran reto para los agricultores y ganaderos. A la novedad del sistema de teledetección implantado, se suma su complejidad y dificultades que entraña hacer las correcciones (como las fotos georreferenciadas, entre otras), especialmente para las personas que no han crecido en la era digital. La falta de acierto en la comprobación de los cultivos por parte de la teledetección está generando mucha desconfianza del sector hacia el sistema y hacia la propia Administración.

Es por ello que ASAJA Ciudad Real ha solicitado también al consejero de Agricultura información e implicación (a través de apoyos) para la adaptación a la nueva PAC. La organización agraria considera imprescindible que la Administración avance en la explicación de cómo será la futura Política Agrícola Común, para transmitir seguridad y certidumbre a los productores, sobre todo, en el contexto actual que vivimos. ASAJA ha recalcado que los agricultores deben conocer con qué reglas van a contar a partir del próximo año para tomar sus decisiones de cultivo este otoño.

De la misma manera que se echa de menos que la Administración esté informando ya de las labores que van a tener que realizar los agricultores en los próximos meses para adecuar su forma de trabajar a las exigencias de la nueva PAC, ASAJA ha solicitado que se planifique la oferta de apoyos para ayudar al sector a adaptar sus explotaciones a las nuevas obligaciones que trae consigo la nueva Política Agrícola Común a partir del 1 de enero de 2023, como es la adquisición de nuevas maquinarias para la puesta en marcha de los ecoesquemas, que serán necesarios realizar para poder optar a recibir estas ayudas desde este mismo otoño.

En este sentido, ASAJA considera que es tiempo de programar un Plan de Apoyos sin ninguna demora para poder cumplir con las obligaciones que la nueva PAC va a demandar.