El Consejo de Gobierno ha aprobado las Directrices para la Promoción de la Mujer que orientarán la política agraria de la Consejería de Agricultura y Ganadería. Con ello, la Junta de Castilla y León avanza en tres objetivos clave: hacer visible y realzar el papel de las mujeres que trabajan en el ámbito agrario y agroindustrial, convertir estos sectores en una oportunidad de empleo y realización personal y profesional para las féminas e implicarlas en la dinamización del medio rural.

Las directrices aplican la Ley Agraria de Castilla y León y se han desarrollado con la colaboración de veinticinco mujeres que viven y trabajan en el medio rural.

La formulación de las directrices se ha desarrollado priorizando la igualdad y la promoción de la mujer. En estas directrices han participado activamente, además de la Consejería de Agricultura y Ganadería y la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades -a través de la Dirección General de la Mujer-, veinticinco mujeres profesionales del campo, la ganadería y la agroindustria que trasladaron a Agricultura y Ganadería sus propuestas de mejora para el medio rural.

LAS DIRECTIRCES CONLLEVAN UNa discriminación positiva a favor de las mujeres del medio rural

Estas directrices conforman una guía de pautas de actuación y criterios con el fin de que en determinados ámbitos de los sectores agrario y agroindustrial se incorpore la perspectiva de género o una discriminación positiva a favor de las mujeres del medio rural, y están dirigidas tanto a los poderes públicos como a las organizaciones representativas de intereses plurales y entidades asociativas que participan en la definición y desarrollo de la política agraria.

PROMOCION DE LA MUJER RURAL CYL 2Se trata, además, de sensibilizar a la población en general, al personal técnico y político y a los grupos representativos de los intereses agrarios sobre la importancia que tiene extender la igualdad de género a los sectores agrario y agroindustrial en sintonía con los dictados europeos en materia de igualdad de género, reflejados en el Programa de Desarrollo Rural de Castilla y León.

Junto a los objetivos básicos de estas líneas de promoción de la mujer, con estas directrices también se pretende sensibilizar a la población en general sobre la importancia de la igualdad de género, además de dar cumplimiento a la normativa aplicable al PDR.

La consecución de estos objetivos clave genera sinergias positivas con los fines estratégicos de otras políticas de la Comunidad como son la política de población, donde las mujeres trabajadoras de los pueblos son clave para revertir la actual tendencia demográfica; la política de empleabilidad del capital humano de esta Comunidad, puesto que los sectores agrario y agroindustrial generan riqueza y empleo y deben ofrecerse a las mujeres de Castilla y León como una oportunidad profesional válida para alcanzar su autonomía y realización personal y profesional; y la política de igualdad, reconociendo y promocionando la participación de la mujer en los sectores agrario y agroindustrial y en la actividad económica de las zonas rurales.