La organización agraria ASAJA Salamanca ha pedido al Consejo Territorial de Caza de la provincia, en la última reunión celebrada, que se flexibilicen las medidas para el control de conejos y jabalíes debido a los estragos que causan en algunos términos municipales. Una propuesta que inicialmente será respaldada por la Junta de CyL tras las correspondientes comprobaciones.

En el encuentro se criticó que los criterios estadísticos utilizados por la Junta de Castilla y León «no sirven» en el caso de Salamanca y esta organización reveló indicios de daños por conejos en determinados pueblos como Cantaracillo, Pajares de la Laguna, Forfoleda y Almenara de Tormes, entre otros, además de los lugares adyacentes al transcurso  de las autovías y vías férreas (zonas de seguridad) que comprometen al firme y seguridad de conductores.

A petición de ASAJA Salamanca la Junta contempla la modificación de las medidas de control, previa comprobación in situ por el servicio de Medio Ambiente. Cabe recordar que esta proliferación de conejos no es problema exclusivo de Castilla y León, ya que ASAJA de Castilla-La Mancha ya ha anunciado que exigirá la declaración de plaga de conejos en la región.

Por otra parte, esta organización instó de nuevo a que se controle el elevado censo de jabalís que sigue en aumento, según ha podido detectar ASAJA Salamanca, y que conforman una fuente de contagio de muchos problemas sanitarios -como la propagación de enfermedades como la tuberculosis en el bovino- y que provocan verdaderos quebraderos de cabeza a los profesionales del campo con importantes repercusiones para un sector asfixiado y poco valorado. Este animal salvaje es causante, además, de numerosos desperfectos en las explotaciones pues arrasa cultivos y pastos y provoca graves accidentes de tráfico.

En el Consejo Territorial de Caza, ASAJA Salamanca recordó la necesidad de controlar el censo del venado en algunas zonas de la sierra por los daños a cultivos y no se olvidó de la problemática de otras especies como el lobo y el meloncillo.