La siniestralidad en el ampo es una constante, aunque en ocasiones es fruto de la mala suerte y de una mala planificación. El intento de rescate de un coche que había caído a una acequia y para lo que se utilizó a un tractor, en lugar de llamar a una grúa acabó mal, ya que acabó el coche y el propio tractor en el fondo de la acequia.

En el vídeo se puede ver cómo hay dos jóvenes que enganchan una eslinga a la pala de una pequeña excavadora y con ella intentan sacar el coche que está en el fondo de la acequia. Con lo que no contaban es con que la fuerza del vehículo al ser remolcado iba a ser superior a la que podía sostener el tractor, por lo que el desenlace fue fatal.

El coche vuelve a la acequia y, lo que es peor, arrastra detrás de sí al tractor, que impacta de lleno sobre el vehículo con un ruido sordo que hace que los presentes se lleven las manos a la cabeza. «No me lo creo, no me lo creo», repetían los encargados de tratar de sacar el coche de la zanja, mientras veían el tractor empotrado contra el vehículo.

El vídeo que publica Jara y Sedal no explica dónde sucedieron los hechos, pero se ha hecho viral en las redes sociales. El joven que grabó las imágenes se lo tomó con humor y se le escucha decir «al menos lo grabé, muchacho», aunque el final del vídeo se ha cortado. Un ejemplo más de que hay que dejar las cosas a los profesionales que entienden de ellas.

De hecho, cuando se piensan las cosas, éstas sueles salir mejor. Hace pocos días, en la Cooperativa gallega de Campodeza, un tractor que tiraba de un remolque compuesto por una cisterna se precipitó por un terraplén debido a lo resbaladizo de la hierba a consecuencia de la lluvia caída estos días.

Hicieron falta dos tractores más de la propia Cooperativa para rescatar al vehículo que no llegó a volcar y que terminó saliendo del embrollo, según recoge Ángel Graña en farodevigo.es.

El operario que lo conducía presentaba leves contusiones.