La Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG) defenderá durante su participación en la COP25 los beneficios del modelo social y profesional de agricultura  para mitigar los efectos del cambio climático. “El gran reto al que nos enfrentamos se debe fundamentar en un refuerzo del modelo de agricultura social y familiar, compatible con las estrategias de adaptación y mitigación reguladas y las de viabilidad y supervivencia de las pequeñas y medianas explotaciones y medio rural”, ha asegurado Javier Sánchez, representante de COAG, tras su llegada a la Cumbre del Clima en la que participa dentro de la delegación de Vía Campesina en la “Zona Azul” y “Zona Verde” de la conferencia internacional.

En este sentido, COAG defenderá que cualquier regulación en la lucha contra el cambio climático debe partir del carácter estratégico de este modelo de agricultura, fundamental por su función social, económica, territorial y medioambiental, por su papel en la lucha contra el cambio climático como mitigadora neta de las emisiones de CO2, que además de aportar el valor del trabajo de agricultores y ganaderos en beneficio del entorno natural, vertebra el medio rural y produce alimentos seguros y de calidad.

“También señalaremos la hipocresía de los jefes de estado y de gobierno europeos, que adquieren compromisos en la lucha contra el cambio climático, al tiempo que potencian con acuerdos comerciales con terceros países modelos agricultura muy alejados del modelo europeo, y sobre todo del modelo social y profesional de agricultura de la UE, el más sostenible a nivel mundial. Con el estudio que presentamos la semana pasada, ‘La uberización del campo español‘, pretendemos enviar una señal de alerta para intentar proteger al modelo social y familiar de agricultura ante los oligopolios económicos y su modelo de agricultura sin agricultores/as”, ha argumentado el portavoz de COAG.

En todo caso, la lucha contra el cambio climático desde el sector agrario debe venir acompañada de un conjunto de medidas enfocadas a compatibilizar los objetivos de adaptación y mitigación y los de viabilidad de la actividad agraria. “Las medidas para adaptarse a la nueva situación existen y están perfectamente identificadas, sobre todo las que han de funcionar a corto plazo. Por si fuera poco algunas de ellas también sirven también para mitigar los efectos del cambio climático: cambios en las fechas de siembra o la elección de variedades, uso de cubiertas vegetales en cultivos leñosos, laboreo reducido, rotación de cultivos, plantación de cultivos leñosos, utilización de restos de cosechas o de podas o la optimización del uso de fertilizantes tanto inorgánicos como orgánicos, por citar algunas de las buenas prácticas agrarias”, ha puntualizado el representante de COAG en la COP25.

COAG, a través de Vía Campesina, también participará de forma activa en defensa de este modelo social y profesional de agricultura en la Cumbre Social por el Clima, “Más allá de la COP25, los pueblos por el Clima”, que del 6 al 13 de diciembre se celebra en la Universidad Complutense de Madrid (www.cumbresocialclima.net). Además, una delegación de esta organización, encabezada por Andoni García, responsable de Acción Sindical de COAG, participará en la gran manifestación internacional del 6 de diciembre por el centro de Madrid (Atocha-Nuevos Ministerios).

1 Comentario

  1. Las consecuencias de la Revolución Industrial, no deben perjudicar al agricultor, que ha instaurado la más honesta de las profesiones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here