Nuevamente, con el inicio del año llegan los anuncios, por parte del Gobierno central, de un nuevo incremento del Salario Mínimo Interprofesional y esta rondaría entre un 3 o 4% del actual. Como ya sucediera en años anteriores, esta nueva subida se produciría sin ningún tipo de acuerdo con el sector agrario. En los últimos cinco años, la subida porcentual se ha fijado en un 51,16%.

Desde ASAJA-Almería aseguran que «mantenemos que estas reiteradas subidas del SMI, sin negociación previa con el sector agrario, perjudicarán gravemente la rentabilidad de las explotaciones. Ya son cinco los años continuados que el Gobierno nos impone subidas en los costes sociales de las explotaciones, sin que se tenga en cuenta, como hemos demandado desde un principio, las características y particularidades específicas que diferencian al sector agrario del resto de actividades económicas”, señala Adoración Blanque, Presidenta de ASAJA-Almería.

Según sus datos, estas reiteradas subidas hacen que los costes sociales en cultivos como el tomate en invernadero supongan ya el 44% del total. Por eso lamentan que «tras dos campañas de un fuerte incremento de los costes de producción, esta previsible medida, contribuirá a un aumento del precio a los consumidores y/o a una reducción de la rentabilidad de los agricultores».

LA SUBIDA DEL SMI, JUNTO AL INCREMENTO DE LOS COSTES POR DESPIDO, VAN A INCIDIR NEGATIVAMENTE EN LA CONTRATACIÓN DE MANO DE OBRA EN EL SECTOR AGRÍCOLA

Desde ASAJA-Almería consideran que la anunciada subida del SMI, junto al incremento de los costes por despido, van a incidir negativamente en la contratación de mano de obra en el sector agrícola. Además, como ya ocurrió en campañas pasadas, los agricultores optarán por cultivos con menos necesidad de mano de obra, lo que previsiblemente provocará una desestabilización en la oferta dentro del mercado de frutas y hortalizas.

“Es preocupante ver cómo año tras año desciende el consumo en hogares de frutas y hortalizas, siendo su precio en destino uno de los factores determinantes para que esto siga ocurriendo”, añade Adoración Blanque, Presidenta de ASAJA-Almería.

Para la organización agraria, “el dialogo social entre patronal y sindicatos, tiene que seguir siendo el método de fijación de los salarios en el campo y no como está pasando estos últimos 5 años, que la fijación del precio de la mano de obra llega a base de Reales Decretos” y sin ningún tipo de acuerdo con el sector agrario.