El presidente de APAG Extremadura Asaja, Juan Metidieri, ha denunciado que la región sale «muy mal parada y es la gran perjudicada» en el reparto que se ha hecho con las asignaciones destinadas a hacer frente a la crisis del Covid-19 en el sector del vino. Según los datos objetivos, a Extremadura se le han correspondido un total de 3,5 millones de euros de un fondo dotado con 91,6 millones de euros

Según ha explicado Metidieri, a la región se le ha asignado el 3,82% del total, a pesar de ser la segunda productora de vino de todo el país y la segunda comunidad con más superficie de viñedo, lo que «es injusto a todas luces» y un reparto en el que «Extremadura es la gran perjudicada», algo que ha criticado con dureza.

Además, el dirigente agrario ha querido advertir sobre la merma de fondos que va a sufrir Extremadura también en otros capítulos, puesto que este fondo para hacer frente al Covid se ha detraído del Programa de Apoyo al Sector Vinícola de España (PASVE). Esto supone que en vez de 210 millones de euros para la mejora de la competitividad del sector (promoción, reestructuración y reconversión, eliminación de subproductos, inversiones y cosecha en verde) solo se dispondrá de 118,4 millones de euros, por lo que los viticultores extremeños también salen perjudicados.

En definitiva, Extremadura sale perjudicada por un triple motivo: Primero porque resultó muy castigada con la crisis del Covid-19. Después ha sido perjudicada en la asignación de fondos para paliar esa crisis, al recibir solo el 3,82% de los fondos, y, para remate, de las ayudas para la reestructuración, promoción e inversiones, el pastel se ha reducido en casi un 50%, por lo que los productores extremeños tendrán menos oportunidades.

Por todo, se ha exigido que se haga un reparto justo y no se puede consentir que se pierda más dinero para Extremadura, por lo que desde APAG Extremadura Asaja estarán muy atentos a las ayudas a la reestructuración de la próxima campaña