El presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado, ha exigido a todas las administraciones públicas, tras ser reelegido para un nuevo mandato al frente de la organización agraria, «verdaderas medidas para garantizar una rentabilidad digna» para los que trabajan en el campo.

La asamblea general extraordinaria de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), celebrada en la finca Sinyent de Albalat de la Ribera, ha reelegido esta tarde a Cristóbal Aguado como presidente de la entidad para los próximos cuatro años al frente de una junta directiva que incluye ocho nuevas incorporaciones, lo que supone la renovación de una tercera parte del citado órgano de gobierno.

Aguado comienza su séptimo mandato consecutivo en AVA-Asaja tras completarse un proceso electoral que se ha prolongado durante los últimos meses, con las máximas medidas de prevención por el Covid-19, a través de la celebración de reuniones de las 241 delegaciones locales que tiene la asociación, las cuales sirvieron para designar a los más de doscientos compromisarios de esta convención.

En respuesta a la necesidad de hacer frente al envejecimiento de la población agraria y de apostar por la igualdad y las nuevas generaciones en la composición de las máximas instancias decisorias de la entidad, la nueva junta directiva introduce mujeres y jóvenes agricultores.

Los ocho nuevos miembros son Francisco Requena Clavijo (Camporrobles), como responsable de cunicultura, avicultura y helicicultura; José Luis Sanz Juanes (Alfarp), responsable de la sectorial de fruta dulce y uva de mesa; María Elvira Chorques Pareja (Enguera), al frente de ganado ovino-caprino; José Antonio Alfonso Olmos (Catarroja), que se hará cargo de ganado porcino; Ramón Morla Ebri (Bétera), que se ocupará de la sectorial de ganado vacuno; Vicente José Sebastià Cuñat (Poble Nou), como responsable de hortalizas; Rosalía Uria Álvarez (Titaguas), que pasa a encargarse del colectivo de jóvenes agricultores; y Elisa Cataluña Lacreu (Valencia), con competencias en materia de medio ambiente y desarrollo rural.

Sobre las prioridades de la organización, la crisis de rentabilidad de los productores, el presidente electo ha reclamado “a todas las administraciones, sin excepción ni excusas, verdaderas medidas de apoyo que permitan garantizar una rentabilidad digna y unos precios justos y una sostenibilidad económica, social y ambiental de las explotaciones agrarias, porque esa es la única manera de parar la mancha marrón de los campos sin cultivar”.

Las principales reivindicaciones son, en palabras de Aguado, “la necesidad inaplazable de modernizar la agricultura valenciana, que se está quedando atrás en comparación con otras regiones españolas que sí han abogado por aumentar sus estructuras; vertebrar el campo a través de organizaciones profesionales agrarias más potentes y representativas; reformar la ley nacional de la cadena alimentaria y ampliar su ámbito de actuación a la Unión Europea para frenar los abusos comerciales; investigar y poner a disposición del sector suficientes herramientas de control que sean capaces de combatir las plagas y enfermedades; y revisar las políticas agrarias europeas de tal manera que exijan reciprocidad a los países terceros, ya que Bruselas está rompiendo su espíritu de defensa de la Unión Europea en beneficio de un puñado de empresas”.

La asamblea es partidaria de participar en las elecciones en el campo que tiene previsto la conselleria de Agricultura, pero con la condición de que el censo sea representativo de lo que es la producción agraria valenciana.

Según Aguado, “debe tener derecho a voto toda persona que declare ingresos agrarios en el IRPF o que, como mínimo, esté inscrito en el registro REGEPA. No aceptaremos cualquier otro sesgo que impida votar a la mayoría de los titulares de las explotaciones agrícolas o ganaderas de la Comunitat”.