Tras la reunión de la Mesa del Sector Lácteo con el secretario general de Agricultura y Alimentación, Fernando Miranda, el pasado 26 de noviembre, desde COAG se han reclamado medidas concretas y urgentes para poner fin a la crisis del sector. Entre ellas destacan inspecciones de oficio a la industria láctea, poner de relieve la nueva figura del mediador y una actualización del estudio de cadena de valor de la leche con máxima implicación de las CCAA.

Las representantes de COAG, Charo Arredondo Responsable de Sectores Ganaderos de la Comisión Ejecutiva de COAG e Isabel Villalba Secretaria General del Sindicato Labrego Galego han demandado al Ministerio de Agricultura una actuación más decidida para revertir la grave situación de los ganaderos y ganaderas de leche.


El incremento de los costes de producción entre 5 y 7 céntimos/litro que sitúa el coste medio del litro de leche por encima de los 40 céntimos y los bajos precios pagados por la industria (35’3 céntimos/litro de media en octubre, según los últimos datos publicados por el Ministerio de Agricultura), estrangulan a los ganaderos y ganaderas y los sitúan en la quiebra económica.


Ante esta situación, las representantes de COAG han planteado:


Inspecciones de oficio ante la industria y la distribución por parte de la AICA. A todas luces, estos diferenciales entre precios y costes evidencian un incumplimiento generalizado de la Ley de Cadena Alimentaria y se hace urgente una actuación inmediata.


Tramitación ágil de las denuncias y publicación de las sanciones impuestas a las empresas. El sector necesita aprovechar al máximo la ley y confiar en su eficacia pero, para ello, se deben acelerar los trámites que siguen a las denuncias presentadas.


Actualización del estudio de cadena de valor de la leche con máxima implicación de las Comunidades Autónomas en dicho proceso. Es importante que las referencias contempladas en estos estudios sean las más cercanas a los territorios.


Facilitación de las negociaciones de precios entre ganaderos e industria a través de la nueva figura del mediador contemplada en la Ley de Cadena para garantizar así su cumplimiento.


También se ha exigido a la gran distribución el cumplimiento de la Ley y, en consecuencia, la garantía en los lineales de unos precios de venta al público que permitan cubrir los costes de la cadena en cada uno de sus eslabones.