La preocupación de los ganaderos ante los ataques de los lobos no es una novedad. Sin embargo, esta preocupación empieza a incrementarse porque cada vez los ataques se acercan más a los núcleos urbanos, como viene sucediendo últimamene en la provincia de Salamanca. “Si el pasado 3 de septiembre lamentábamos públicamente el ataque de los lobos en Hinojosa de Duero; ahora, los lobos se ceban con una explotación de Villasbuenas, perteneciente a la comarca de Vitigudino”, ha afirmado ASAJA Salamanca en una nota de prensa, donde se insiste en que «una vez más, que los ataques de lobo se cometen muy cerca de las casas de los vecinos».

De hecho, el ganadero afectado de Villasbuenas, E.M.F, y socio de ASAJA Salamanca, ha sufrido dos ataques de lobo, certificados como tal por la Junta de Castilla y León. El más reciente ha tenido lugar este miércoles, 9 de agosto, con una baja de la raza assaf, ocho heridas y tres desaparecidas. De las ovejas dañadas, el ganadero asegura que, a pesar de hacer todo lo posible por ellas, “lo más seguro es que mueran en estos días”.

E.M.F. tenía 150 assaf en una parcela a la salida del municipio de Villabasuenas “a escasos metros de la población”. “Muy cerca de la misma ubicación y, también, del pueblo” fue donde sucedió un ataque de lobo previo, el 1 de agosto, que mató a otros dos ejemplares de la misma ganadería.

“Supone muchísima pérdida en leche, en abortos, en curarlas todos los días, en gastos de veterinario, en el susto que se llevan ellas y el que me llevo yo. Es un estrés insoportable”, alega. “Además, por esta zona los ataques son diarios”.

ASAJA Salamanca quiere destacar, una vez más, que los ataques de lobo se cometen muy cerca de las casas de los vecinos y de los núcleos urbanos y que se siguen sin contemplar todos los gastos que suponen las lobadas.