La empresa tecnológica andaluza IPECA con sede en Sevilla ha sacado adelante una incineradora portátil inteligente capaz de eliminar en el momento los cadáveres de animales de cualquier especie descartando la propagación de enfermedades y con un ahorro de costes para el ganadero de en torno al 60%.

Estas incineradoras inteligentes permiten a los ganaderos autogestionar la eliminación de los cadáveres de los animales fallecidos por enfermedades con la máxima seguridad, y posibilitan cubrir las necesidades de los empresarios ganaderos de mediano tamaño, fundamentalmente con la orientación productiva de cebo, en porcino y avícola y de recría en avicultura.

Según ha informado la empresa creadora de la incineradora portátil en un comunicado, su idea supone una alternativa a la que, actualmente, es la fórmula más común de retirada de estos animales, mediante su recogida en un camión y su traslado a una planta, un vehículo que hace parada en varias granjas en su trayecto, lo que lo constituye un posible vector de propagación de enfermedades.

Esta idea empresarial, denominada «Pedraza», actualmente apoyada por el programa de impulso al emprendimiento tecnológico Minerva de la Junta de Andalucía y Vodafone, surgió tras vivir en la granja de uno de los promotores un episodio de brote de una enfermedad que podía producir intoxicaciones alimentarias.

«Tener la tranquilidad de que lo que estamos consumiendo es adecuado es imprescindible para evitar casos de intoxicación. Por eso comenzamos a desarrollar Ipeca, para aumentar la bioseguridad en las granjas y aportar garantías en el proceso de producción», asegura Manuel Otero, uno de los fundadores.

Varias de sus incineradoras han sido ya implantadas en explotaciones de los municipios de Aguadulce, Guadalcanal, y Pedrera (Sevilla), Huesa (Jaén), Jerez de la Frontera (Cádiz) y Carrizo de la Ribera (León).