Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha ha acordado activar medidas de autorregulación a través de la cual las cooperativas castellanomanchegas se comprometen a elaborar un volumen importante de mosto en la presente campaña, de la variedad Airen sobre todo, en concreto el 25% de la entrada de uva de esta vendimia, que supondría unos 5 millones de hectolitros, aproximadamente.

Además de esta cantidad, el compromiso también incluye retirar temporalmente del mercado la mitad de dicho volumen -bien sea en forma de mosto o de vino sin IGP ni DOP y vino varietal- mediante almacenamiento privado en las instalaciones propias hasta finales del próximo mes de abril, ha informado esta organización este miércoles en un comunicado de prensa.

Esta estrategia supone un «hito» en la historia de las bodegas cooperativas de España que pone en valor la «madurez» y «unión» del sector, ha advertido.

Solo en Castilla-La Mancha, las bodegas cooperativas elaboran alrededor del 80% de la producción de vino y mosto por lo que estrategias conjuntas de este calado «permitirán hacer frente a los desequilibrios de mercado entre la oferta y la demanda, y trabajar por un mayor beneficio para nuestras cooperativas y valor añadido de nuestros socios», ha señalado el presidente de la organización, Ángel Villafranca.

SE PRETENDE REDUCIR EL VOLUMEN DE VINO EN EL MERCADO PARA EQUILIBRAR LA OFERTA CON LA CAÍDA DE LA DEMANDA Y DEL CONSUMO, Y ACTUAR CON RESPONSABILIDAD

Con la decisión de activar medidas de autorregulación, que no están dotadas de presupuesto económico, se pone en marcha según recoge el Reglamento comunitario 2020/975 que autoriza acuerdos sobre medidas de estabilización del mercado vitivinícola que desarrolla el Artº 222 de la OCM Única.

Es una medida voluntaria, pero desde Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha se entiende que «es muy importante la participación del mayor número de bodegas cooperativas de la región, pues los efectos positivos que se puedan lograr con dicha medida, especialmente en el equilibrio y en la estabilidad de los mercados, redundarán en beneficio de todos».

Se trata de un compromiso a cumplir por parte de las bodegas cooperativas que hayan elaborado mosto esta campaña.

El protocolo de cumplimiento y control de estas medidas de autorregulación será realizado por los servicios técnicos de Cooperativas Agro-alimentarias Castilla-La Mancha, con medios propios.

El objetivo de este acuerdo es el de tratar de paliar las consecuencias negativas provocadas por la pandemia de covid-19, especialmente en la drástica caída del consumo de vino a nivel mundial y en las perturbaciones económicas que este hecho provocará en los viticultores y empresas cooperativas de la región.

«Con ello se pretende revalorizar el resto de transformados vinícolas, reducir el volumen de vino en el mercado para intentar equilibrar la oferta con la referida caída de la demanda y del consumo, y actuar con responsabilidad ante una campaña de comercialización difícil e incierta», ha subrayado.