La Consejería de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural ha publicado este jueves 10 en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la orden por la que se convocan, para este año, las ayudas para la compra de ganado bovino, ovino y caprino para la reposición de animales como consecuencia de su sacrificio en aplicación de los programas sanitarios de enfermedades en los rumiantes.

Estas ayudas se podrán solicitar en explotaciones en las que se haya decretado el sacrificio de todos sus animales en las campañas de saneamiento -o parte de los efectivos si es en zonas de especial incidencia-. Se podrá solicitar también cuando se haya decretado el sacrificio de parte del censo ganadero en programas sanitarios de enfermedades de rumiantes distintos a tuberculosis, brucelosis y encefalopatías.

El plazo para solicitarlo es de 20 días, para compras y reposición de animales realizadas en su totalidad durante el año 2020, y hasta el 30 de agosto para la compra de animales finalizada hasta el 31 de julio de 2021.

Las enfermedades objeto de las campañas de saneamiento como la brucelosis y tuberculosis son zoonosis (enfermedades transmisibles a los humanos) de especial gravedad y por ello se intenta erradicarlas, algo que está suponiendo un gran esfuerzo del sector ganadero.

En los últimos años los datos de incidencia de estas enfermedades han disminuido bastante hasta el punto de que nuestra Comunidad ha sido declarada oficialmente indemne de brucelosis ovina y bovina. En el caso de la tuberculosis, en Castilla y León la prevalencia en el año 2020 es del 1,41% (en 2007 era del 4,16%). Salamanca es la provincia con mayor prevalencia, pero en casi todas las demás provincias la prevalencia se sitúa por debajo del 1%, concretamente en Palencia es del 0,86%. Se investiga el papel de la fauna salvaje como reservorio de la enfermedad.

En 2020, el esfuerzo de todas las partes se ha consolidado, así, en el caso de la brucelosis bovina, la UE ha declarado toda la Comunidad Autónoma como oficialmente libre.