La comunicación sobre los tres posibles escenarios de la PAC futura no ha dejado indiferentes a los agricultores y ganaderos quienes han manifestado, en repetidas ocasiones, su preocupación ante una posible reducción de entre el 15 y el 30% del presupuesto que incidirá directamente sobre la renta de los productores y los retos de la alimentación para el futuro.

ASAJA cree necesario que Europa mantenga el nivel de apoyo que actualmente proporciona al sector agrario, teniendo en cuenta que además el gasto comunitario en agricultura se ha ido reduciendo paulatinamente en los últimos años y sólo constituye el 1% de todo el gasto público de la Unión Europea.

la renacionalización y cofinanciación de la PAC es uno de los caballos de batalla que el sector tiene por delante para los próximos meses

La agricultura y la ganadería, para esta organización, son considerados sectores estratégicos y como tales deben ser tratados, «es más, recordemos que no todos los agricultores están dentro del sistema de ayudas, por lo cual, hay que seguir trabajando  para conseguir una buena financiación que aporte estabilidad al sector y una mayor incorporación de los agricultores a estas políticas», afirman desde ASAJA. Esto sólo puede conseguirse con un presupuesto suficiente que permita mantener la renta de los productores y ayudarles a estar preparados ante el reto de la alimentación global, que según la FAO serán más patentes a partir de 2050.

La PAC es uno de los elementos de cohesión de la UE y debe seguir siendo una política eminentemente común y su estructura debe de seguir estando basada en: pagos directos y, como segundo pilar, desarrollo rural.

Para ASAJA el debate en torno a la renacionalización de la PAC y la cofinanciación de la misma (que también implicaría diferencias según agricultores de diferentes países y sectores) es uno de los caballos de batalla que el sector agropecuario tiene por delante para los próximos meses.

Por otro lado, insiste en que hay que recordar que la PAC está cerca del 39% del presupuesto global de la UE y que para el próximo marco habrá que contar con la ausencia de Reino Unido.