Un acuerdo político sobre la nueva Política Agrícola Común (PAC) en octubre es «factible», afirmó este lunes 21 el ministro español de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, quien espera que «ojalá» sea definitivo en el primer trimestre de 2021, coincidiendo con la presidencia portuguesa de la Unión Europea (UE). Asimismo, se ha mstrado optimista para que los 729 millones de los Fondos de Recuperación se ejecuten al principio de cada periodo de la PAC.

En un encuentro con medios españoles antes de entrar a la reunión de ministros del ramo que se celebra este lunes 21 en Bruselas, con la PAC como uno de los puntos del día, Planas ha asegurado que «es efectivamente posible el acuerdo en octubre. Es lo que pretende la presidencia alemana y España la apoya, y en mi opinión personal es que es factible llegar a un acuerdo político en el Consejo» de Agricultura del 23 de octubre en Luxemburgo».

ESPAÑA DEFIENDE QUE LAS TIERRAS AGRÍCOLAS DEDIQUEN «EL 5% A PROPÓSITOS NO AGRÍCOLAS Y MEDIOAMBIENTALES, COMO REFERENCIA PARA EL CONJUNTO DE LA UE”

Se trata de una reunión «particularmente importante porque estamos en el tramo final del acuerdo político dentro del Consejo con respecto a la Política Agrícola Común 2021-2027, que entrará en vigor en el año 2023», señaló el ministro, quien defenderá en este encuentro que se apliquen con «flexibilidad» los fondos de los ecoesquemas, unas nuevas ayudas complementarias que primarán las prácticas agroganaderas sostenibles en la nueva PAC.

Y es que sobre la llamada «arquitectura verde», España defiende y ve también factible «que haya una cuantificación mínima de los llamados ecoesquemas en torno aproximadamente al 20 por ciento, que haya una flexibilidad en cuanto a su aplicación y que podamos tener como referencia el conjunto del periodo, es decir 2021-27 y que sean obligatorios para los estados miembros y voluntarios para los agricultores y ganaderos», precisó Planas.

Por otra parte, añadió Planas, España defiende que las tierras agrícolas dediquen «el 5% a propósitos no agrícolas, es decir, medioambientales, como referencia para el conjunto de la Unión a fin de crear una aproximación común que signifique, por tanto, una igualdad de condiciones en la competencia entre todos los estados miembros». Este, según dijo, «parece ser el punto de encuentro» entre los Veintisiete.

Igualmente, España defiende que «en relación con los topes máximos de recepción por agricultor o por ganadero esas cantidades sean destinadas al agricultor profesional», y así, subrayó, lo va a defender el ministro español en el seno del Consejo de este lunes.

REGLAMENTO DE TRANSICIÓN

Sobre el reglamento de transición de la PAC para los años 21 y 22, Planas indicó que con respecto a los 729 millones que corresponden a España en concepto del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), dentro del fondo de recuperación, la postura española también está en línea con la presidencia alemana, es decir, defiende «que se ejecuten esos fondos, que se puedan adquirir los compromisos en los años 21 y 22, al principio del período» de la nueva PAC.

En cuanto al llamado modelo de aplicación de la nueva PAC, España está «preocupada», al igual que la presidencia alemana, aseguró, y por eso va a insistir en que «la seguridad jurídica de los actos en los que se basan las decisiones y en la necesidad de que sean instrumentos jurídicos europeos los que lleven a cabo esta aprobación y en definitiva la traducción sobre la aplicación de la nueva PAC», señaló.