La Junta de Castilla y León ha catalogado como tularemia un caso que estaba en investigación y que afectaba a un ganadero de la comarca zamorana de Sanabria, según ha indicado este lunes 3 la delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Clara San Damián.

La representante del Gobierno regional en la provincia de Zamora ha explicado que el servicio de salud pública ha diagnosticado la enfermedad de ese ganadero como un caso de tularemia leve pese a que aún hacen faltan más pruebas para confirmar ese positivo.

Ha agregado que el caso no implica que haya que tomar ninguna medida adicional más allá del tratamiento con antibióticos y el reposo que debe guardar el afectado, que tiene síntomas como los de una gripe, sin consecuencias mayores. Este es el primer caso de tularemia en un ganadero diagnosticado en la provincia de Zamora.

Cabe destacar que este caso de afección de tularemia a las personas y «la infestación» de roedores en la mayor parte de la provincia de Zamora ha llevado a la Unión de Pequeños Agricultores (UPA) a reclamar a la Junta de Castilla y León a que adopte medidas urgentes de control de la plaga de topillos o, de no hacerlo, anuncia que recurrirá a la Fiscalía «para exigir responsabilidades».

Una protesta que se ha ido extendiendo a todas las organizaciones agrarias durante todo 2019 ante la proliferación de esta plaga. Hasta el punto de que ASAJA ha pedido al SACyL (Sanidad Castilla y León) que los equipos de atención primaria y urgencias, a los que llegan por primera vez los posibles casos, estén informados de manera conveniente sobre este nuevo pico de tularemia, para que diagnostiquen sin demora la enfermedad, y en el caso de que los afectados sean agricultores y ganaderos simplifiquen el proceso burocrático que supone la gestión de la incapacidad temporal por enfermedad profesional.