Una ganadera de Ripoll (Girona) ha sido condenada a pagar una multa de 480 euros por haber aparcado en medio del camino particular que lleva a su masía para impedir que un buscador de setas que estaba en el lugar pudiera salir con su vehículo si no le entregaba todo el material recolectado. La decisión judicial ha provocado del sector ganadero, que le ha respaldado en su declaración.

Los hechos que han llegado este martes ante la justicia sucedieron al anochecer del pasado 29 de octubre cuando Rosa María, de 58 años, volvía a su vivienda.

Cuando vio un vehículo estacionado al lado del camino particular que lleva a su casa, le bloqueó el paso para esperar a su dueño e informarle de que estaba en una finca privada.

Al llegar el propietario del automóvil, vio que era un buscador de setas de Ripoll al que ya se había encontrado en otras ocasiones y le dijo que si quería que le dejada salir debía dejar el cesto.

El hombre llamó a los Mossos d’Esquadra, que se personaron en el lugar y exigieron a la mujer que retirara el vehículo, pero ésta insistió en su exigencia.

Cuando ella, que se encontraba sola en la finca, llamaba a su marido desde el interior del coche, uno de los agentes le dijo que bajara la ventanilla y, según fuentes cercanas al caso, aprovechó para hacerla salir y esposarla.

De allí fue trasladada a comisaría acusada de un delito de resistencia y desobediencia a la autoridad, ella se negó a declarar y dejaron sin efecto la detención a la espera de que se personase ante el juez a la mañana siguiente, aunque mantuvo igualmente silencio.

Rosa María ha vuelto este martes al juzgado acompañada desde el exterior por una treintena de personas entre familiares, agricultores y ganaderos que la han aplaudido y mostrado su apoyo.

La fiscal inicialmente pedía la multa mínima de seis meses por un delito de desobediencia a agentes de la autoridad y, como la denunciada ha estado de acuerdo, se ha llegado a una conformidad y se le ha impuesto una multa de cuatro meses a razón de cuatro euros al día sin necesidad de llegar a juicio.

Tanto Rosa María como ganaderos de la zona y el sindicato agrario Unió de Pagesos (UdP) han calificado la actuación de los Mossos d’Esquadra de “desmesurada”.

PIDEN A LA CIUDADANÍA PARA QUE RESPETE LOS ESPACIOS AGRARIOS Y LA ACTIVIDAD AGRÍCOLA, GANADERA Y FORESTAL DURANTE LA TEMPORADA DE SETAS

La denunciada hace diecisiete años que tiene la explotación ganadera en esta masía y se queja desde hace tiempo de la presencia de buscadores de setas que entran en sus fincas a pesar de que está rodeada por cable eléctrico conocido como hilo de pastor.

A apoyar a Rosa María han acudido el coordinador nacional de UdP, Joan Caball, que ha destacado la “necesidad de respetar la convivencia entre el mundo rural y el urbano”.

Este sindicato ha recordado en un comunicado que, recientemente, se ha hecho un llamamiento a la ciudadanía, en especial a los que hen una labor de buscador de setas, para que respete los espacios agrarios y la actividad agrícola, ganadera y forestal durante la temporada de setas.

UdP trasladará en la reunión prevista el día 17 con el conseller de Interior, Miquel Sàmper, la importancia de que los agentes de la autoridad conozcan las especificidades de la gestión de la propiedad privada en el entorno rural.

Los miembros del sindicato en la comarca del Ripollès se han ofrecido a pagar la multa con el dinero de una caja de resistencia y se han comprometido a pedir soluciones a la Generalitat.