La campaña de fruta de hueso en la vega del Guadalquivir y Huelva ha concluido con unos buenos resultados para agricultores y empresas comercializadoras, según Asociafruit, que alerta de graves problemas de falta de mano de obra que han condicionado la recolección y ralentizado el trabajo en los centros de manipulación.

Según ha informado en un comunicado Asociafruit, falta gente para trabajar en el campo y los almacenes, por lo que el «futuro inmediato pasa por comenzar a gestionar contingentes de mano de obra de otros países» y, por este motivo, va a solicitar la convocatoria urgente de la Comisión Provincial para la ordenación, coordinación e integración socio laboral de los flujos migratorios laborales en campañas agrícolas.

ESTA BUENA CAMPAÑA AYUDARÁ A FRENAR LA DISMINUCIÓN DE LA SUPERFICIE CULTIVADA

Asociafruit, que representa el 80% de las exportaciones de fruta de hueso de Andalucía, ha informado de que la campaña ha estado marcada por una buena demanda en los mercados europeos por lo que los precios se han mantenido a un buen nivel y el resultado final va a ser positivo, si bien, habrá que valorar aún en qué medida se va a poder compensar el incremento sufrido en los costes de producción, que se estima en un 30%.

El sector interpreta estos resultados como una consolidación de la fruta andaluza temprana en los mercados- fundamentalmente la nectarina- por su calidad, lo que ha permitido parar la tendencia a la disminución de la superficie cultivada que se había venido manteniendo durante los últimos quince años, fundamentalmente en la provincia de Sevilla, en este periodo, se había procedido a arrancar el 70% de la superficie plantada, según datos elaborados por Asociafruit.

La fruta de hueso andaluza tiene en los mercados exteriores su principal destino, suponiendo el 70 % del volumen comercializado, el 30 % restante se consume en el mercado nacional. Francia, con un 37 % es el principal destino exterior, seguida de Alemania- un 17,5 %- Italia- 17 %- y Países Bajos – 5,8 %-

El cultivo de la fruta de hueso tiene una campaña corta, de apenas dos meses, pero es un cultivo muy intensivo en el uso de la mano de obra, proporcionando– entre campo y almacén- 215 peonadas directas al año, si bien se ha producido una falta de mano de obra en la zona de la vega del Guadalquivir «que se agrava aún más cuando coinciden varias campañas».