Un grupo de ganaderos y ganaderas pertenecientes a la Dirección de la Carne del Sindicato Labrador Gallego, respetando los protocolos de seguridad por la Covid-19, se concentraron este viernes 25 delante de la sede de la Consellaría de Medio Rural, en Santiago de Compostela, para denunciar la inexistencia de medidas de apoyo al sector de la carne de vacuno en la Galicia ante la crisis de precios que padece desde que, en marzo, se había decretado el estado de alarma.

El sector de la carne de vacuno, en el que hay censadas cerca de 20.000 granjas en la Galicia y que es uno de los principales sectores económicos que vertebra este medio rural, fue uno de los que más sufrió el impacto del confinamiento y del cierre y restricciones a la hostelería, encajando una caída en los precios desde aquella de la que aún no se recuperó. A pesar de que ya se denuncios esta problemática en el último Consejo Agrario Gallego, el pasado 16 de junio, tres meses después la Consellaría de Medio Rural sigue sin adoptar ninguna medida de apoyo para el sector.

«LA CRISIS DEL COVID HA SIDO Y ESTÁ SIENDO UTILIZADA POR INDUSTRIAS Y DISTRIBUCIÓN PARA IMPONER UNA BAJADA GENERALIZADA DE LOS PRECIOS»

Desde el SLG ya han denunciado que el precio medio de las liquidaciones entre abril y junio fue de 4,17 € por kilo/canal en ternera de calidad Suprema y de 3,5 € kilo/canal en ternera normal. Si bien los datos del mes de marzo no muestran una bajada muy fuerte respecto a marzo de 2019, en abril, mayo y junio se aprecia un descenso alrededor de los 50 céntimos por kilo en Ternera Suprema y otro tanto en la normal. La depreciación «se torna brutal en el caso de la carne de deshecho que, en algunos casos, llegó a encajar caídas en el precio del 50%».

Desde el SLG entienden «que el cierre y posteriores restricciones en el canal Horeca (hoteles, restaurantes y cafeterías) influyera en la caída de la demanda y, por lo tanto, en el precio de la carne; y que este hecho no se vio compensado por el aumento de consumo en los hogares, que la Coordinadora de Organizaciones Agrarias y Ganaderas (COAG) cifró en el 33%. Sin embargo, tenemos que denunciar el hecho de que la crisis fuera y esté siendo utilizada por industrias y distribución para imponer una bajada generalizada de los precios. Las ayudas deben ser para las vaca nutrientes y las granjas para garantizar que llega a productores y productoras».

Por eso, desde el Sindicato Labrador Gallego, han registrado un escrito en la Xunta solicitando una reunión urgente con el conselleiro de Medio Rural, José González, para buscar soluciones la este problema del sector de la carne de vacuno y paliar las pérdidas provocadas por la crisis en el sector de la carne de vacuno.

Desde el SLG, defendiende las siguientes medidas: Ayudas directas, de manera urgente y a corto plazo, orientadas a paliar las pérdidas producidas por la Covid-19 y a garantizar la continuidad de las granjas, muchas de ellas en zonas desfavorecidas y de alta montaña. La mejor manera de activar estas ayudas, a juicio del SLG, sería autorizar un pago adicional por becerro sacrificado vinculado la vaca nodriza que permita equilibrar los precios; o hacer un pago directo por vaca nutriz o por granja, ya que se estaría pagando directamente a quién produce los xato. Más a largo plazo, desde el SLG insiste en la necesidad de ordenar la cadena alimentaria para evitar los abusos de la industria «que es, ahora mismo, la que impone los precios en detrimento de la IGP Ternera Gallega; y de apoyar otras vías de comercialización alternativas, como la venta directa».