Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, ante los precios de la uva ya conocidos, y que no están justificados, considera que se deben poner en marcha medidas para solucionar los desequilibrios existentes para asegurar una rentabilidad del viñedo, porque la actual situación no ayudará a salva esta vendimia.

La organización agraria resalta que ni los factores de oferta (menor cosecha prevista), ni la demanda creciente, tanto en el mercado interno como en exportaciones, justifican el reiterado incumplimiento de Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, en cuanto a garantizar a los productores un precio suficiente asegurar una rentabilidad de la explotación.

En este sentido, resalta que los precios hechos públicos en Extremadura, Castilla – La Mancha y Comunidad Valenciana no alcanzan el umbral de rentabilidad mínimo estando por debajo de los costes de producción en más del 25 % respecto a los precios de compra que se han ofrecido.

Para la organización, tanto el Ministerio como la Comisión han de entender que el sector se encuentra en una situación grave de perturbación y desequilibrio del mercado, que repercute de manera más negativa que a nadie a los viticultores y que pone en riesgo el futuro de explotaciones en las principales regiones productoras.

Asimismo, afirman que existen opciones reglamentarias para que se desencadenen los mecanismos pertinentes que faculten a la Comisión para adoptar las medidas necesarias a fin de hacer frente a situación que se repite durante las tres últimas campañas.

«Si los precios de la uva no compensan los costes de producción y la Ley de la Cadena Alimentaria no sirve para corregirlo; y si el mercado atraviesa muchas dificultades y la regulación europea tampoco vale para adoptar medidas excepcionales, ni para regular, ni para poner en marcha la reserva de crisis, no sabemos a qué están jugando los políticos, ni para qué queremos tantos», denuncian desde la organización.

Unión de Uniones ha solicitado una reunión con el Ministerio con el objetivo de articular medidas que permitan solventar esta grave situación que atraviesa el sector y que permitan asegurar una rentabilidad mínima a los viticultores.

Cabe recordar que la estimación de producción para esta campaña 2021/22 ronda los 40 millones de hectolitros, lo que supondría un descenso del 15% respecto a la anterior.