Se acabaron las vacaciones y bodegas y almazaras que habían permanecido cerradas a lo largo del pasado mes de agosto han vuelto a abrir, lo que ha provocado en el arranque de septiembre un aumento de los precios en origen del aceite de oliva, en algunos casos por la escasez de existencias en algunas categorías.

Fuentes de Oleoestepa, han señalado que se cerraron operaciones en extra a partir de 2.350 euros, pero dependiendo de la calidad pueden llegar a pagarse hasta 2.750 euros por tonelada porque las existencias están muy limitadas. En virgen, los precios se mantienen a partir de 1.800 euros por tonelada. Mientras que el lampante sube hasta los 1.750 euros frente a los 1.735 euros por tonelada de la semana anterior.

Por su parte, el sistema Poolred de la Fundación del Olivar también ha contabilizado subidas generalizadas tras las vacaciones, en el periodo que va del 28 de agosto al 4 de septiembre. En aceite extra se fijó un precio medio de 2.166 euros frente a los 1.981 euros por tonelada de la semana anterior. El aceite virgen quedó a 1.835 euros (1.753 euros, la semana anterior) y el lampante a 1.786 euros por tonelada (1.711 euros, la anterior).

Por su parte, el Observatorio de precios y mercados de la Junta de Andalucía destaca que los precios en origen se mantienen en niveles muy similares a los de la semana anterior, sin mostrar apenas variación, mientras que las cantidades comercializadas por las entidades que colaboran con el Observatorio de Precios y Mercados volvieron a ser reducidas.

Según el último Informe semanal de Coyuntura del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en la semana 35, que va del 24 al 31 de agosto, predominaron las subidas, destacan el aceite de oliva lampante (1,06%), el aceite de oliva refinado (0,84%) y en menor medida el aceite de oliva virgen (0, 39%). El resto repite cotización o con menores subidas. El aceite de girasol refinado repite cotización esta semana.