Ha comenzado el tan esperado día del inicio de la temporada de caza menor en Andalucía y pronto el de la caza mayor, concretamente el día 17 de octubre. Por eso, cazadores y guardas rurales esperan ansiosamente ese día, unos para disfrutar de los lances y de carne fresca que llevar a sus despensas y otros como sí de una vuelta al cole sé tratara, para volver a ver a compañeros y amigos Cazadores, un vínculo afectivo de apasionados de la naturaleza qué año tras años sé encuentran en los acotados españoles…

Los Guardas Rurales llevan todo el año mimando el Coto, realizando trabajos de mantenimiento y vigilancia, como mantener los bebederos, impedir el furtivismo, realizar el control de predadores selectivos, impedir vertidos contaminantes, escombreras ilegales, fomentar una agricultura respetuosa con la fauna, mantener los linderos y su vegetación, evitar robos de forma genérica a los dueños de la fincas, impedir y vigilar incendios forestales etc…

Paradójicamente aunque los cazadores les vean a los guardas rurales algunas veces como «ogros» por propuestas de sanciones o «regañar» en ocasiones, los Guardas Rurales, el 99% de los casos somos Cazadores y de ahí qué somos el colectivo de Seguridad más compresible con los Cazadores, aunque esto no quiera decir que seamos persuasivos, todo lo contrario, ya que mimamos el coto y por eso lo defendemos, tanto a su fauna como a su flora…

Los guardas rurales garantizan el derecho de los Socios de los Cotos y de los ciudadanos en general a disfrutar de un medio ambiente adecuado, velando siempre por el cumplimiento de las normas, así como el deber de conservarlo, vigilando y haciendo cumplir la legislación relacionada con la protección de la naturaleza y proponiendo para sanción a los qué incumplan dichas leyes medioambientales autonómicas..

Por eso en el comienzo de la temporada de caza se refuerza el dispositivo de vigilancia sobre los terrenos cinegéticos… Cabe recordar que el guardarural de Caza y pesca fluvial es el encargado en la gestión cinegética, control y vigilancia tanto en los cotos de caza, como en los cotos de pesca fluvial en España, es especialidad del Guarda Rural y pertenece al personal de seguridad.