El actual precio del aceite de oliva, a 9 euros el litro, “no beneficia a los consumidores ni tampoco a agricultores, porque no repercute directamente en su cuenta de resultados al no tener una cosecha significativa para poder vender”, señala Cristóbal Cano, secretario general de UPA en Andalucía. Cano considera que el precio actual es “anecdótico y ficticio”, por lo que cree que el sector necesita “estabilidad en los precios para ser rentables”.

A su juicio el sector permanece en crisis “debido a que los olivareros ven cómo siguen aumentando sus pérdidas con los elevados costes de producción y, sobre todo, con esa drástica disminución de cosecha al encaminarnos a una segunda campaña muy mala, además de forma consecutiva tras el desastre de la pasada campaña 2022/23”.

“Hay que ser conscientes de que los olivareros vamos a vivir dos campañas seguidas muy malas, con una drástica reducción productiva, lo que influye negativamente en nuestra rentabilidad”, explica el también responsable de la Sectorial de Olivar y Aceite de UPA federal.

Con el precio del aceite a 9 euros el litro, “a los olivareros no nos salen las cuentas. Este precio no nos beneficia, ya que no hay cosecha que vender. En realidad, estos precios no benefician a nadie, pero al final, como siempre ocurre, son los eslabones más débiles de la cadena los que salimos peor parados. Nosotros necesitamos estabilidad para ser rentables”, apunta el dirigente de UPA.

A juicio del secretario general de UPA Andalucía, lo que realmente se necesita son “mecanismos de regulación de los mercados”.

“El sector olivarero funciona bien siempre que hay una estabilidad en los precios. A los agricultores nos iba muy mal cuando el aceite de oliva estaba por debajo de los 2 euros, porque teníamos pérdidas. Pero ahora tampoco nos va bien, porque el precio a 9 euros el litro no repercute en nuestra cuenta de resultados”.

“RESULTA IMPRESCINDIBLE QUE LAS ADMINISTRACIONES PONGAN EN MARCHA ESOS MECANISMOS DE REGULACIÓN DE LOS PRECIOS DE UNA FORMA VALIENTE”

Desde UPA Andalucía se insiste en pedir la regulación de los mercados. “Lo hacíamos cuando hace no tantos años el aceite de oliva estaba a 2 euros en origen y lo hacemos ahora que está a 9 euros el litro”, señala Cano.

En su opinión, “resulta imprescindible que las administraciones pongan en marcha esos mecanismos de regulación de los precios de una forma valiente”.

Y destaca que la actual Ley de la Cadena Alimentaria “es una herramienta clave en este sentido, porque está diseñada para que todos los eslabones tengamos rentabilidad”.

Junto a ella, añade Cristóbal Cano, “deben incorporarse nuevas herramientas como, por ejemplo, unos observatorios oficiales de costes de producción ágiles, que marquen los costes en tiempo real, o un observatorio de márgenes comerciales que vele porque la gran distribución no caiga en la tentación de maximizar sus beneficios especialmente en momentos de gran dificultad como el actual”.

Por último, desde UPA Andalucía se vuelve a lanzar un llamamiento a las administraciones, a las que pide ayuda para el sector olivarero. “Todos los cultivos agrícolas y la ganadería están francamente mal. La sequía nos está golpeando a todos por igual. Pero hay que tener en cuenta que el olivar es un sector estratégico”, indica.

Recuerda también que Andalucía y España es la despensa de aceite de oliva del planeta. “Por lo tanto, todas las administraciones, Unión Europea, Gobierno central y Comunidades Autónomas, deben establecer un paquete de ayudas directas al sector oleícola español, pues el desastre económico y social que se avecina tendrá unas consecuencias muy graves para miles de pueblos en nuestro país”, concluye.