Los presidentes de las Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) Mancha Occidental I, Ángel Bellón; Mancha Occidental II, José Joaquín Gómez; y Consuegra-Villacañas, Teo Carrero, se han reunido esta semana en Ciudad Real con el presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadiana (CHG), Samuel Moraleda, para abordar la precaria situación actual del regadío del Alto Guadiana.

En el encuentro, los representantes del Alto Guadiana han reiterado al presidente de la CHG los “inadmisibles” retrasos administrativos de la CHG, con plazos para la resolución de expedientes de regantes de años, como vienen denunciando desde hace tiempo debido a la importancia socioeconómica de la agricultura de regadío en este ámbito territorial de Castilla-La Mancha.

Moraleda ha reconocido que la situación en la Confederación es precaria y están al borde del colapso, pues el organismo de cuenca sufre una grave falta de personal, medios y presupuesto.

Ante esta problemática, Mancha Occidental I, II y Consuegra-Villacañas han remitido un escrito a la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, solicitándole una reunión urgente para acometer la “inexplicable y dramática” situación del Alto Guadiana, incidiendo además que en dicho encuentro debe estar presente el presidente de la CHG.

Por otra parte, los representantes de las CUAS han ofrecido a la CHG su máxima colaboración para acortar los plazos de la resolución de expedientes, así como acometer nuevas encomiendas de gestión. En ese sentido, Moraleda ha valorado positivamente la labor de las comunidades de usuarios.

Durante la reunión, celebrada en la sede de Confederación, también se ha abordado la situación de las explotaciones prioritarias, pidiendo el presidente de la CHG que se aporten posibles soluciones. También se ha abordado la puesta en marcha de un Plan de Acción con representación de todos los actores implicados para buscar soluciones para la situación actual.

Además, se ha trasladado a Moraleda, que muchas de las sanciones impuestas a los regantes son “desproporcionadas”, al igual que algunas labores de vigilancia.

Otros de los temas tratados han sido el trasvase a las Tablas de Daimiel; la puesta en marcha de la Tubería Manchega; la viabilidad de la oferta pública de compra de derechos por parte de la administración; la necesidad de iniciar labores de información, formación y educación sobre los usos del agua y la puesta en valor del regadío, la principal riqueza del Alto Guadiana.