El presidente de Asaja Córdoba, Ignacio Fernández de Mesa, ha informado de que la campaña de recolección del girasol ha comenzado en la provincia de Córdoba con un aumento de producción del 50 por ciento, como estaba previsto inicialmente, debido a la lluvia caída durante la primavera, que ha provocado que el cultivo se haya desarrollado en buenas condiciones, anque sigue bajando la superficie por la falta de rentabilidad de este cultivo.

De este modo, las producciones actuales rondan en torno a los 1.400 y 1.600 kg/Ha. con precios iguales que el arranque de la campaña pasada en el girasol linoleico 9-2-44 en 325€/tn y sin operaciones en el girasol Alto Oleico al inicio de la lonja de la campaña.

No obstante, la superficie de girasol sigue reduciéndose año tras año con una bajada del seis por ciento en 2020, lo que supone una disminución consecutiva desde hace cinco años “debido a su escasa rentabilidad”.

Fernández de Mesa subraya que esta situación “pone en peligro la continuidad del cultivo por el bajo valor de los ingresos en la venta de la cosecha, pues con estos rendimientos y las cotizaciones que tenemos, apenas se cubren los costes de producción, a pesar de encontrarnos en un año bueno de rendimientos en las explotaciones”.

“La climatología en primavera –añadió– ha acompañado este año al cultivo y han hecho que tenga unos rendimientos altos en esta campaña, pero los precios que siguen a la baja para esta oleaginosa están haciendo que la superficie del cultivo disminuya año tras año”.

En 2020, la superficie de girasol en Córdoba es de 25.600 hectáreas, siendo la tercera provincia andaluza con mayor superficie, por detrás de Sevilla, con 100.545 hectáreas, y Cádiz, con 51.925 hectáreas, donde también empezará la la recolección del girasol.