La cooperativa de segundo grado Cocereales, con 16 entidades cerealistas asociadas de las provincias de Cádiz, Huelva y principalmente Sevilla, ha hecho balance de la campaña 2019-2020, ejercicio en el que ha consolidado el crecimiento iniciado hace cuatro años. Aunque la producción de la última campaña fue levemente inferior, el repunte de las cotizaciones de trigo duro y girasol y su apuesta por la comercialización en común han permitido a la entidad generar un volumen de negocio de 47 millones de euros, lo que supone un incremento del 42% con respecto al ejercicio anterior.

El grupo cerealista suma tres campañas seguidas de crecimiento a doble dígito. Una evolución que, en plena crisis de rentabilidad del campo, se debe a “la alta especialización en el seguimiento de los mercados nacionales e internacionales y a la exportación de trigo duro, del que Andalucía es principal región productora”, explica el gerente de Cocereales, Arturo Hidalgo.

Esta estrategia le ha permitido comercializar cerca de 100.000 toneladas de trigo duro, de las cuales cerca del 70% se vendieron en el exterior. Hasta el año pasado, Europa era su principal destino, pero este año Túnez se ha situado como su principal plaza, donde ha comercializado más de 50.000 toneladas. Por su parte, Italia se posicionó como su segundo mercado fuera de España.

Entre los objetivos marcados a futuro, Cocereales quiere consolidar las exportaciones al norte de África. No obstante, el gerente sostiene que este ejercicio será “imposible” por el problema del maculado del grano.

El grupo también aspira a convertirse en un trader relevante en el sector, sobre todo en lo que a la compraventa de trigo duro se refiere. Para conseguirlo, la entidad ha apostado por la comercialización en común a través de acuerdos con cooperativas no asociadas y con comerciantes, estrategia que les permite “exportar en unas condiciones ventajosas para todas las partes”, explica Arturo Hidalgo.

La evolución positiva del grupo también se debe a la apuesta que ha hecho por optimizar la gestión agrícola. Para ello, el año pasado puso en marcha la central de compra de semillas y fertilizantes y empezó a ofertar servicios financieros a sus socios.

(Foto principal: Archivo)