La organización agraria COAG Murcia ha anunciado este lunes 9 la participación el día 11 en la manifestación ante el Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico para protestar por el incremento del caudal ecológico del río Tajo y el consiguiente recorte del trasvase, exigiendo «respeto a la Región en forma de agua para producir alimentos».

COAG-IR Murcia alerta del elevado riesgo que supone el recorte del agua que aporta el trasvase a la economía regional, y lo considera «un nuevo ejemplo más, el enésimo, de cómo el actual sistema de mayorías políticas en España ha condenado a nuestra Región al ostracismo, infligiéndole castigos recurrentes para satisfacer a otros territorios en los que se han creado elementos de adhesión y rédito político, como el agua, que quebrantan toda lógica de convivencia y de sentido de Estado».

«Las infraestructuras para la justa gestión estatal del agua habría de ser una política de Estado incuestionable», añade COAG.

«La Constitución española contempla al agua como un bien de dominio público, el Estado es el titular de dicho recurso y, en consecuencia, los sucesivos Gobiernos deberían garantizar una gestión óptima, apartada de las consideraciones políticas propias o de los gobiernos autonómicos», remarca.

José Miguel Marín, presidente de COAG-IR, ha declarado que “cuando observamos que la única cuenca deficitaria de la península es la del Segura y que se nos niega aportes de otras cuencas, nos preguntamos dónde queda, ya no la solidaridad, sino el sentido de Estado, puesto que llevar el agua donde produce riqueza, un importante beneficio ambiental y bienestar para el conjunto de los españoles, no solo de los murcianos, habría de ser un afán del Gobierno”.

COAG Murcia alerta de que decisiones arbitrarias e injustas como destruir el tejido económico de todos los murcianos, en este caso negándonos el agua, conducen a desintegrar la cohesión entre españoles, a los que habría que explicar que los productos de calidad que se producen en tierras murcianas se consumen en toda España, de tal forma que el agua del trasvase no se queda en la Región de Murcia, sino que se reparte por todos los municipios de España en forma de alimentos sanos.