El Gobierno de Castilla-La Mancha ha anunciado este jueves que destinará cerca de seis millones de euros a una estrategia de empleabilidad dirigida a mujeres con el objetivo de fijar la población femenina en el medio rural a través del fortalecimiento del desarrollo productivo en está zona.

De ello ha informado la consejera de Igualdad y portavoz del Gobierno regional, Blanca Fernández, en la inauguración del III Foro de Mujeres Cooperativistas de Castilla-La Mancha que tiene lugar este jueves y viernes en Toledo y está impulsado por Cooperativas Agroalimentarias y Caixabank.

«La apuesta que se viene haciendo con Cooperativas Agroalimentarias de manera pionera para impulsar la presencia de las mujeres en los órganos de dirección de las cooperativas sigue siendo excepcional, por lo que hay que seguir trabajando», ha subrayado la consejera.

Fernández ha destacado que la estrategia de empleabilidad dirigida a fijar la población beneficiará a más de 2.000 mujeres «con acciones como leyes a medidas de acción positiva para favorecer que las mujeres se queden en los pueblos, se incorporen a los órganos directivos en las organizaciones agrarias, se fortalezca el tejido productivo y se revierta la actual tendencia de masculinización y envejecimiento de las zonas rurales».

Entre estas medidas, la consejera de Igualdad y portavoz, Blanca Fernández, ha recordado el anuncio hecho por el presidente García-Page en el Debate sobre el Estado de la Región para impulsar una estrategia de empleabilidad de las mujeres rurales y ha detallado que “se trata de una estrategia que está ultimando la Consejería de Economía, dirigida a mujeres y que pasa por el objetivo de fijar la población femenina en el medio rural, haciéndolo a través del fortalecimiento del desarrollo productivo en las zonas rurales”. El presupuesto de esta estrategia será de casi seis millones de euros y beneficiará a más de 2.000 mujeres.

Junto a la empleabilidad, Blanca Fernández ha destacado otras medidas que viene desarrollando el Ejecutivo Autonómico para la incorporación de las mujeres a la agricultura o la ganadería y que ha favorecido la incorporación de más de un 30 por ciento de jóvenes agricultoras; otras están dirigidas a la mejora de explotaciones agrarias y a la incorporación a la toma de decisiones en las asociaciones u organizaciones profesionales, empresariales o de otra índole que operan en el ámbito agrario gracias al Estatuto de las Mujeres Rurales.