El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha apelado al consenso entre todas las comunidades autónomas para planificar las decisiones en materia de agua “entre todos” y dando cumplimiento a la legislación vigente que establece la “prioridad» para la cuenca cedente.

Una prioridad que establece el propio borrador del Pacto Nacional del Agua que plantea el Ministerio, y que, a la vez, “no lo tiene en cuenta”. Así de contundente ha respondido el responsable de Agricultura de la Junta de Castilla-La Mancha ante el periodista, César Lumbreras, que ha emitido su programa desde la cooperativa de piensos, AVICON en la localidad toledana de Consuegra.

«Lo lógico y de sentido común, es que primero nos ayude, aquí y, luego, si sobra se trasvase a otros lugares»

El titular de Agricultura de Castilla-La Mancha ha considerado que «a pesar de las reuniones no se ha contado suficientemente con las comunidades autónomas en la elaboración de este documento y no tiene en cuenta» a la cuenca cedente, que en este caso es Castilla-La Mancha en el Trasvase Tajo-Segura, por lo que es un documento que “hay que trabajarlos más entre todos.

En cualquier caso, el consejero ha señalado que el propio borrador del Pacto Nacional del Agua -en relación con los posibles nuevos trasvases- precisa que “tendrán que ser viables técnica, ambiental y económicamente, deberán contar con consenso suficiente y siempre se garantizará la preferencia de la cuenca cedente sobre cualquier otro uso”. Algo que precisamente, el anuncio de la ministra relacionad con que se va a autorizar un nuevo trasvase, después de Semana Santa, “contradice sus propias palabras y el espíritu del documento, cuando establece que un trasvase tendría que tener el consenso de las partes afectadas y, además, tendría que haber prioridad para la cuenca cedente”, a lo que ha añadido que “es evidente que esto no sucede».

El consejero de Agricultura ha defendido que en Castilla-La Mancha, los ciudadanos son muy conscientes de lo importante que es el agua, «que el futuro de la agricultura, aquí, pasa por el agua; que si aquí hay agua, lo lógico y de sentido común, es que primero nos ayude, aquí y, luego, si sobra se trasvase a otros lugares». Pero, a su juicio, «parece que el Ministerio estaba esperando que se superara ese umbral de los 400 hectómetros cúbicos para tomar una decisión drástica, sin consenso ninguno y como única medida dentro de la planificación en materia de agua en nuestro país. Ese no es el camino».

Asimismo, ante la reforma de la PAC 2020, el consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha ha explicado las claves del ‘Acuerdo de Almagro’ firmado esta semana con su homólogo, Joaquín Olona del Gobierno de Aragón. «Es una posición que defiende los intereses de los agricultores profesionales y de los jóvenes que se quieren incorporar a la agricultura».