CITOLIVA, líder en soluciones para la mejora de la calidad del aceite, pone a disposición de la industria oleícola española un novedoso servicio integral y personalizado, que permite preservar la calidad de los aceites en bodega y maximizar el rendimiento de la bodega hasta el envasado, mejorando la competitividad y posicionamiento de las almazaras y cooperativas en los mercados.

Esta solución única en el mercado, engloba una amplia gama de servicios para la gestión, explotación y diferenciación de la bodega, que entre otras novedades, incorporan la posibilidad de adaptarse a las diferentes condiciones de cada almazara, proporcionando soluciones «a la carta» que optimizan y valorizan la bodega en base a criterios de innovación, calidad y rentabilidad.

El servicio incluye un seguimiento periódico de la evolución de los aceites en bodega en el Laboratorio físico-químico y Panel de Cata del centro tecnológico acreditados por ENAC, en el que un equipo especializado de Citoliva presta asesoramiento técnico personalizado para la toma de decisiones y realiza recomendaciones desde el punto de vista sensorial, con el objeto de conservar las cualidades organolépticas del producto antes de su envasado.

A nivel de desarrollo de nuevos productos, esta solución permite diseñar y elaborar coupages, obteniendo el prototipo comercializable final con el perfil organoléptico deseado. De esta manera, Citoliva ayuda a la empresa a diseñar la estrategia más adecuada de diferenciación para su aceite de oliva virgen y/o virgen extra, detectando las necesidades y demandas del consumidor, abriéndole nuevos nichos de mercado, tanto en el ámbito nacional como internacional.

Además, busca la diferenciación del producto respecto de otros aceites de oliva y grasas del mercado, para proporcionarle a la empresa argumentos de venta basados en las propiedades saludables de su aceite específico. Para ello, elabora un informe sobre los aportes saludables del aceite de oliva en base a la caracterización físico-química y organoléptica del mismo.

Tal y como ha apuntado la directora gerente, María Dolores Jiménez, «cada una de estas soluciones pueden contratarse de forma conjunta o individualizada, en función de las necesidades de nuestros clientes», y están pensadas para que en este momento con la campaña casi finalizada, cooperativas, almazaras, envasadoras y comercializadoras puedan descubrir la potencialidad de los aceites de oliva vírgenes extra de su bodega y utilicen este conocimiento para ponerlos en valor. En este sentido, ha destacado que se trata de un servicio que da un paso más para crear un posicionamiento sólido de la empresa y el producto, y mejora la comercialización del aceite, ya que asegura las características del producto en el momento de la venta, lo diferencia de sus competidores y busca nuevos nichos de mercado, tanto en el mercado nacional como en el internacional.