Después de la votación en la asamblea, Christiane Lambert se ha convertido oficialmente en la primera mujer presidente de la FNSEA, el principal sindicato agrario de Francia. Lambert, hasta ahora vicepresidente de la unión, estaba actuando la cabeza de la FNSEA desde la muerte en febrero de Xavier Beulin, que era el líder desde 2010.

La nueva dirigente llega al cargo con la intención de «devolver perspectivas para la agricultura y fuera de un enfoque maniqueo mientras que la agricultura se dirige también a menudo en términos de una empresa actual y no como un sector económico importante».

Sobre la caída de los precios agrícolas y el empobrecimiento de los agricultores, la nueva dirigente agraria lo tiene muy claro: «El 87% de los franceses nos aman, por eso oímos su demanda de productos de calidad superior, más trazabilidad y orgánica, pero todo esto tiene un precio. La compra de un vestido de diseñador francés, es más caro, es el mismo para la agricultura, es necesario que los consumidores destacan el orden y que estén dispuestos a comprar más caro y francés».

En este sentido, ha destacado que «alrededor del 30% de los agricultores ganan menos de 340 euros al mes.Estas son las cifras de 2015 y las cifras pueden ser aún más baja para el año 2016. La mejor ayuda que puede hacerse para los agricultores es comprar productos franceses».