El secretario general de CCOO en Castilla-La Mancha, Paco de la Rosa, ha reclamado medidas contundentes contras las empresas agrarias acusadas de explotación laboral en las distintas campañas agrícolas. Y para eso, ha exigido en una rueda de prensa este lunes 24 que dichas empresas no cobren las ayudas de la Política Agraria Común, así como que se proceda a comparar por parte de las Administraciones la producción con la contratación para asídeterminar si se está contratando ilegalmente a trabajadores.

Con estas actuaciones, CCOO quiere acabar con situaciones como la ocurrida este fin de semana en Cuenca, en la que la Guardia Civil junto con la Policía Nacional de Rumania, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, la Agregaduría de Interior de Rumania en Madrid y la Embajada de España en Bucarest, en el marco de las operaciones PURPURA ALLIUM y ALLIUM CU, ha auxiliado, informado y ofrecido sus derechos como víctimas a 59 trabajadores, de origen rumano, maliense y marroquí, que trabajaban como temporeros en la recogida de ajos en las localidades de Las Pedroñeras, El Provencio y Barajas de Melo (Cuenca) en condiciones precarias.

«A veces una gran explotación genera una pequeña actividad laboral. Hay que establecer una relación causa-efecto»

A preguntas de los medios tras una rueda de prensa, De la Rosa ha avanzado además que se pedirá a los gobiernos tanto estatal como regional que se elabore un censo de empresas agrarias donde se pueda comparar el nivel de producción que generan con la contratación real de trabajadores.

«A veces hay realidades de que una gran explotación genera una pequeña actividad laboral. Eso es porque algo está pasando. Hay que establecer una relación causa-efecto», ha propuesto el sindicalista.

En este punto, ha señalado que las patronales agrarias «tienen que ser aliadas» de este sistema, en el que ha sugerido incorporar no sólo a la inspección de trabajo y a los gobiernos estatal y regional, sino además a la Fiscalía.

Curiosamente, la actuación policial ha coincidido casi en el tiempo con una reunión entre el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, con el secretario general de Comisiones Obreras de Castilla-La Mancha, Francisco de la Rosa, y otros responsables del sindicato, en los que se trató especialmente la situación de los temporeros y la necesidad de acabar con esta explotación laboral.