COAG Asturias ha tenido constancia de que la Junta de Castilla y León exigirá este año para la entrada de las reses asturianas en sus pastos, que estas hayan sido saneadas previamente y con un margen de 30 días. Este novedoso requisito supone un grave perjuicio para los ganaderos teniendo en cuenta el corto período de tiempo (menos de un mes), que tienen para proceder al saneamiento de su ganado. Una medida que puede  provocar desde la pérdida de las ayudas de la PAC de algunos ganaderos a un fuerte incremento de los costes.

Desde la organización han  hablado con la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial para saber qué medidas tomarán al efecto y nos han comunicado que intentarán agilizar el trámite pero que será muy difícil finalizar en plazo dado el poco tiempo que queda hasta el 1 de junio.

Las consecuencias de que el ganado no esté saneado a tiempo serán muy graves para los ganaderos afectados, porque en primer lugar ya han pagado la renta por los pastos que iban a ocupar, en segundo luga por que tendrán que comprar forraje y alimentar al ganado en sus explotaciones y en tercer lugar porque perderán las ayudas PAC relacionadas con la superficie de León.

Ante esta situación de exigir las reses saneadas previamente, COAG Asturias ha hecho pública una nota en la que señala que le parece «intolerable la falta de comunicación entre la Administración asturiana y la castellano lonesa que deja patente una vez más la inoperancia de las mismas, en detrimento siempre de los mismos, como son en este caso los ganaderos».

Por ello, esperans que tanto Asturias como Castilla León «pongan toda la carne en el asador y den una solución satisfactoria a los afectados y que las reses puedan estar en León el 1 de junio como vienen haciendo desde hace muchos años».