La consejera de Agricultura, Milagros Marcos, afirmó este martes 6 que la falta de un Gobierno central estable está «perjudicando mucho» al sector agrícola, ya que un ejecutivo en funciones «no puede defender todos los intereses de los trabajadores del sector» ante las instancias europeas.

En la sesión de control al Gobierno autonómico en las Cortes, el procurador del Grupo socialista, Juan Luis Cepa, ha acusado a la Junta y a la Consejería de estar «lastrando» con sus políticas el sector agrícola en Castilla y León, que desde 2008 «ha disminuido un veinticuatro por ciento su peso en el PIB de la Comunidad».

Cepa también ha reprochado a Herrera y a Marcos que desde 2008 se haya destruido «el dieciséis por ciento de los puestos de trabajo en el sector agrícola».

la junta se defiende asegurando que «no es posible tener `poder» sobre los precios y se lamenta de la sequía

El procurador socialista también ha hecho hincapié en los «malos datos» del sector lácteo en la Comunidad, en «caída libre» ya que desde inicio del año se han cerrado «setenta y tres explotaciones ganaderas, una cada tres días», ha lamentado.

GOBIERNO CYL 2Marcos, por su parte, ha expresado su deseo de «tener poder» en los precios, pero en un mundo globalizado eso «no es posible», de modo que el sector debe ganar competitividad siendo «más eficiente y ahorrando en los costes de producción», como en «piensos, abonos y gasóleo», ha enumerado.

En cuanto a los datos de la incidencia del sector agrícola en la contabilidad autonómica, la consejera ha achacado a «malas cosechas» los malos datos arrojados por el sector en los cinco años pasados por culpa de las sequías, algo que «no está en manos de la Junta».

Para finalizar, Marcos ha señalado que Castilla y León lidera la producción nacional de muchos productos agrícolas, como «la patata, la remolacha o los cereales», por lo tanto la importancia de este sector a la economía nacional es «importante», ha concluido.