El Gobierno regional ha destacado que la nueva PAC, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, va a beneficiar a Castilla-La Mancha, ya que se dispondrán de 50 millones de euros adicionales al año durante los años que estará en vigor (2023-2027).

Así lo ha destacado el vicepresidente regional, José Luis Martínez Guijarro, tras la reunión que ha encabezado este miércoles en Bruselas, en el Parlamento Europeo, el presidente autonómico, Emiliano García-Page, en la que han estado presentes las organizaciones y cooperativas agrarias de la región y eurodiputados del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas & Demócratas.

Tras la reunión, Martínez Guijarro ha señalado que el objetivo es “ser capaces entre todos de movilizar esos 50 millones de euros adicionales”, para lo que es imprescindible la colaboración existente entre el Gobierno regional y las organizaciones profesionales agrarias y las cooperativas agroalimentarias, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

El vicepresidente ha señalado que ambas partes trabajan de la mano para que la inmensa mayoría de los agricultores se puedan beneficiar de ese incremento de los fondos que van a estar a disposición de Castila-La Mancha y ha explicado que el incremento llegará, fundamentalmente, por dos vías, la ayuda al olivar tradicional y las ayudas condicionadas al cumplimiento de determinadas prácticas (‘eco esquemas’).

Para que los agricultores de la región puedan acceder a ellas, el Gobierno de Castilla-La Mancha prevé flexibilizar al máximo, dentro de los límites normativos europeos y nacionales, la aplicación de los ‘eco esquemas’, ha señalado el vicepresidente.

Asimismo, durante el encuentro en Bruselas se ha trasladado la puesta en marcha de nuevos reglamentos que se empiezan a debatir, como los relativos a la reducción del uso de fitosanitarios que afectan a la producción y rentabilidad de las explotaciones.

En cuanto al etiquetado del vino, Martínez Guijarro ha explicado que el objetivo del Ejecutivo de Castilla-La Mancha es defender el vino como un alimento que no se puede mezclar en el etiquetado de bebidas alcohólicas.

«Ni mucho menos se puede aplicar los mismos condicionantes a las bebidas espirituosas, porque el vino que es un alimento que forma parte de la dieta mediterránea”, ha resaltado.

El próximo encuentro previsto por la delegación castellanomanchega será con el comisario europeo de Agricultura y Desarrollo Rural, Janusz Wojciechowski, a quien García-Page va a trasladar el Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha.