El Gobierno de Castilla-La Mancha seguirá promoviendo la formación de nuevos pastores de ganado ovino, caprino y vacuno en las cinco provincias de la región y cuyo éxito de empleabilidad entre las personas que realizan el curso alcanza el cien por cien una vez completada la fase de formativa.

Así lo ha dicho el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante la inauguración del primero de los cursos que se celebra este año la Escuela de Pastores y que se está desarrollando en las instalaciones del Centro de Investigación Agroambiental «El Chaparrillo» en Ciudad Real.

El consejero ha comentado que este es el primero de los diecisiete cursos que este año está previsto celebrar por toda la región para la formación de nuevos pastores, un curso reglado de formación profesional que forma parte de la estrategia del Gobierno regional para impulsar la ganadería extensiva en la región.

EL OBJETIVO ES QUE CON LA FORMACIÓN DE ESTA PERSONAS CASTILLA-LA MANCHA PUEDA SEGUIR MANTENIENDO UN OFICIO MILENARIO

El objetivo, ha dicho, es «formar a aquellos que van a estar cuidando a los animales y que al final acaban dando los productos tan extraordinarios para producir, por ejemplo, el queso manchego».

Martínez Arroyo ha reconocido que Castilla-La Mancha necesita pastores, por eso, ha señalado, «el año pasado pusimos en marcha esta escuela de pastores en la que ya se formaron 71 chicos y chicas de la región».

«Este año, lógicamente aspiramos a que sean muchos más, y una muestra de ello es que solamente aquí, en este curso de Ciudad Real, hay ya 50 chicos y chicas que se van a formar para ser pastores o ser ganaderos», porque, ha recordado, «en algunos casos serán empresarios propios o, en otros casos, serán los trabajadores que estén con los rebaños en el campo».

En cualquier caso, ha indicado, el objetivo es que con la formación de esta personas Castilla-La Mancha pueda seguir manteniendo un oficio milenario, que ha construido la región a lo largo de la historia y que lo tiene que seguir siendo de alguna forma en el futuro».

Para el consejero, si no se cuenta con pastores será muy difícil seguir manteniendo el queso manchego, que ahora está facturando ya más de 200 millones de euros en la exportación, y que es en estos momentos un producto que tiene más demanda que oferta, de ahí, que haya dicho, es necesario contar con pastores que ayuden a aumentar la oferta de este producto para que pueda alcanzar un mayor número de mercados.