El Gobierno de Castilla-La Mancha exigirá en la reunión que mantendrá este jueves 27 el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, con la Secretaría de Estado de Medio Ambiente la puesta en marcha de un decreto de sequía en la cuenca del Guadiana.

Este anuncio lo ha realizado el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante una visita a las obras de la nueva fábrica del grupo cooperativo DCOOP-Baco en Alcázar de San Juan, donde ha justificado esta petición de un decreto de sequía porque en esta zona existe riesgo para los cultivos como consecuencia de la falta de lluvias.

El presidente de Castilla-La Mancha ha pedido, asimismo, que los decretos de sequía que existen para las cuencas del Júcar y del Segura también reviertan en infraestructuras en Castilla-La Mancha, porque «la mayor parte de las cuencas de estos ríos atraviesan esta tierra y sin embargo casi el 90 por ciento de los beneficios antisequía se va justamente donde no está ese agua», en alusión a Murcia, aunque no la ha citado expresamente.

D-coop Baco, ejemplo de la evolución del sector agroalimentario gracias a la labor de las cooperativas

Por otro lado, García Page, al margen del anuncio de un decreto de sequía, ha destacado la evolución del sector agroalimentario gracias al esfuerzo extraordinario de las cooperativas que, como la de Dcoop-Baco, «reparten entre sus socios el éxito y el beneficio» y «gestionan el sentido común».

En este sentido, el jefe del Ejecutivo regional ha reclamado «el sentido común en España y en esta tierra hoy más que nunca. Es decir, saber hacia dónde se va, dónde ir y compartirlo».

Ha reiterado que «vivir en un pueblo no es síntoma de antigüedad» ya que el campo «no es el pasado» y la economía regional «no será mejor porque haya menos campo».

Al contrario, ha dicho, «no habrá buen futuro si no hay más campo, más moderno, productivo, eficaz y el peso de la agricultura, sobre todo del sector agroalimentario en conjunto, no sea mayor».

Por su parte, el presidente de Dcoop, Antonio Luque, ha agradecido el compromiso de Emiliano García-Page con este proyecto cooperativo que sólo en Castilla-La Mancha integra a más de 9.000 familias».

El responsable de Decoop-Baco, Ángel Villafranca, ha detallado los orígenes de Baco, en 1989 y en su apuesta por la integración, lo que ha hecho que la sección de vinos Baco del Grupo Dcoop sea hoy el primer grupo alimentario cooperativo del sur de Europa.

Tras la visita a las instalaciones de la nueva fábrica del grupo, el presidente de Castilla-La Mancha se ha reunido con su Consejo Rector y ha descubierto una placa en la sede del grupo cooperativo.

Ha estado acompañado por el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo; la alcaldesa de Alcázar de San Juan, Rosa Melchor; y la delegada de la Junta en Ciudad Real, Teresa Olmedo, entre otros.