El Gobierno de Castilla-La Mancha ha ordenado el pago de 21 millones de euros de ayudas de la PAC a los agricultores y ganaderos pendientes de controles sobre el terreno o beneficiarios de ayudas asociadas.

Entre ellos, 4.000 ganaderos de ovino y caprino y los agricultores de cultivos proteicos, según ha anunciado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez, durante su participación en la clausura de la jornada «Olivar y Territorio» celebrada en San Bartolomé de las Abiertas (Toledo).

El titular de Agricultura de Castilla-La Mancha ha explicado que las ayudas de la PAC «llegarán a las cuentas de los agricultores el próximo día 12 de mayo» y ha explicado que, con estos 21 millones, «se cierran los pagos de la PAC a los agricultores a los que se les han realizado controles sobre el terreno, en los plazos previstos en el mes de mayo».

Asimismo, ha informado de que la orden de pago también ha llegado a cerca de 10.000 beneficiarios de la ayuda acoplada para cultivos proteicos, que recibirán 4,1 millones de euros, y a los 300 ganaderos de ovino y caprino con derechos especiales, a los que se transferirán 3,2 millones de euros.

«Una buena gestión por parte del Gobierno regional que desde el inicio de campaña de la PAC ha abonado en Castilla-La Mancha 567 millones de euros en una inyección económica imprescindible para el medio rural», ha indicado el consejero, según ha informado la Junta en nota de prensa.

Defiende en la Jornada del Olivar que Castilla-La Mancha «esté en todos los foros en los que se toman decisiones en materia de agua»

Por otra parte, Martínez Arroyo ha valorado la celebración de este tipo de jornadas, «impulsadas por el periodismo agrario», para abordar la rentabilidad del cultivo del olivar y su futuro.

La jornada ha sido organizada por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha y Agrícola Café, con cooperativas y almazaras de la comarca talaverana, en el municipio de San Bartolomé de las Abiertas ante unos 200 profesionales.

Con todo, Martínez Arroyo se ha mostrado orgulloso del sector en Castilla-La Mancha «representado por 83.000 olivicultores, 255 almazaras y 112.000 toneladas de producción», en un total de 316.000 hectáreas de Castilla-La Mancha dedicadas al cultivo tradicional.

Además, ha incidido en la «vinculación del olivar con el territorio», pero sin olvidar que el olivar y la agricultura de Castilla-La Mancha «necesitan agua».

«Estamos en un lugar en el que ese recurso es fundamental y es buen momento para recordar los derechos de los agricultores y ganaderos para tener explotaciones rentables y poder generar más riqueza en el territorio», ha aseverado.

Para ello, ha continuado, es necesario que el Gobierno de Castilla-La Mancha «esté en todos los foros en los que se toman decisiones en materia de agua».