Ante el debate abierto para definir el Plan Estratégico Nacional y determinar el futuro de los ecoesquemas, las CCAA se siguen posicionando y el sector agrario de Castilla-La Mancha  ha vuelto a insistir en que “queremos que los ecoesquemas respondan a los intereses de los agricultores y ganaderos de esta Comunidad” y que haya, “al menos, un ecoesquema válido para cada agricultor y ganadero y puedan percibir estas ayudas”.

Así, se ha manifestado el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, tras mantener un encuentro de trabajo con los representes de las organizaciones profesionales agrarias, Asaja, UPA y COAG junto a Cooperativas Agro-alimentarias , donde se ha abordado la reforma de la PAC.

A este respecto, Martínez Arroyo ha recordado que en la nueva PAC hay aspectos ya consolidados y otros en los que hay que mejorar, como el de la convergencia, donde ya ha realcado que quieren una convergencia del 100% de las ayudas de la PAC de modo que todos los agricultores del país, con independencia de la región en la que cultiven, reciban «el mismo trato».

En el encuentro entre Gobierno regional y el sector, además de reclamar un ecoesquema válido para cada agricultor y ganadero,  también se ha referido a que hay que conseguir avances en las ayudas acopladas, donde ya se cuenta con mejoras sustanciales respecto al periodo actual. Como ejemplo, ha puesto la ayuda acoplada al ovino y caprino, donde se producirá un incremento en las ayudas de “al menos el 17 por ciento para Castilla-La Mancha”, de la que van a poder disfrutar los ganaderos de extensivo. Y es que, ha remarcado el consejero, “el de ganadería extensiva es fundamental y queremos blindar la presencia en territorio y para eso sirve la PAC”.

Finalmente, en un momento importante en materia hídrica en Castilla-La Mancha, Martínez Arroyo se ha referido a aspectos relacionados con el agua a nivel nacional y ha anunciado que este jueves se va a producir en las Cortes de Castilla-La Mancha un debate sobre el trasvase Tajo-Segura, trasvase en el que “todos nos tenemos que posicionar y es el momento de defender lo que figura en el Pacto del Agua”, un documento ratificado por medio centenar de entidades que representan el tejido socioeconómico y político de la región.