Castilla-La Mancha, como región que ostenta la presidencia de la Asociación de Regiones Europeas Vitícolas (AREV), sigue demandando ayudas extraordinarias para el sector vitivinícola en un año complicado para un sector de gran relevancia a nivel europeo y, en especial, en Castilla-La Mancha, como primera productora a nivel nacional. Y no solo por la pandemia, ya que se ha visto agudizado por la ola de frio ártico en el centro de Europa y, particularmente, en Francia.

“El vino, que hace muchos años que no demanda recursos extraordinarios en Bruselas, se merece en este momento la atención de la Comisión Europea y la puesta a disposición de fondos adicionales”, ha dicho esta mañana el consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, quien ha inaugurado este lunes 3 el primero de los tres seminarios web organizados por la AREV bajo el título ‘La reforma de la PAC. El sector vitivinícola: la crisis y una estrategia’.

Martínez Arroyo ha resaltado que el vino es el núcleo de la cultura de la Unión Europea, y pese a que en la reunión de ministros de Agricultura del pasado 26 de abril no se dio luz verde a las ayudas solicitadas, se sigue trabajando y “hay esperanzas de que pueda haber recursos adicionales europeos”.

De todos modos, ha explicado, desde Castilla-La Mancha “se va a seguir peleando en el ámbito nacional para que dentro del Programa de Apoyo al Sector del Vino (PASVE) se pongan en marcha recursos específicos para este fin, si finalmente no llegaran de Europa”. Se trata de trasladar al sector un mensaje claro: “vamos todos juntos”.

En esta línea, el programa de apoyo al sector del vino supone para la región un total de 112 millones de euros en 2020, de los que 62 fueron específicos para medidas de mercado y sirvieron para reactivar mercado y aumentar la liquidez de las empresas vitivinícolas.

El consejero de Agricultura, Agua y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha informado, además, de las últimas cifras en volumen exportación de vino de Castilla-La Mancha, correspondientes a febrero de este año.

Así se ha alcanzado una cifra de 110 millones de litros, siendo “los mejores datos en volumen desde julio de 2017”. Es un hecho importante ha dicho, porque “supone un relanzamiento del sector”, que, en datos interanuales, desde el 1 de marzo de 2020 al 28 de febrero de 2021, alcanza una facturación de 606 millones de euros y un volumen exportado de 10,7 millones hectolitros.