El portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Nacho Hernando, ha afirmado que la autorización de 21 hectómetros cúbicos de derivación de agua de la desaladora de Torrevieja (Alicante) a los regantes de Murcia «es un paso importantísimo para demostrar que hay alternativas distintas al trasvase Tajo-Segura».

A preguntas de los medios antes de participar en unas jornadas para mayores en Albacete, Hernando ha recordado que a día de hoy hay menos agua en los embalses de cabecera que la trasvasada en los dos últimos años y «tanto el Levante como el Gobierno de España se han dado cuenta que el Gobierno de Castilla-La Mancha tenía razón».

El portavoz del Ejecutivo autonómico ha añadido que «hay que dejar de mirar hacia el Atlántico y mirar hacia el Mediterráneo y el uso del agua desalada».

Ha subrayado que esta autorización de agua para los regantes del trasvase Tajo-Segura «demuestra que las desaladoras son una opción viable y que la única razón por la que han querido el trasvase es porque es una opción más barata y no porque sea viable técnicamente».