El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha defendido este martes 24 la necesidad de cambiar la Ley de Montes para permitir a los agricultores y ganaderos recibir los pagos de la Política Agrícola Común (PAC) cuando sus tierras se ven afectadas por un incendio, como el ocurrido la pasada semana en la provincia de Ávila, que arrasó unas 22.000 hectáreas.

Durante una visita a esta zona de la provincia por la que fue diputado y donde tiene una casa, Casado ha declarado ante los medios de comunicación que las ayudas de la PAC son «imprescindibles para subsistir» para los más de 400 ganaderos abulenses que en estos días han visto arder sus pastos, aunque ha considerado «un acierto» que el Gobierno vaya a declarar este territorio como zona catastrófica en el Consejo de Ministros de este mismo martes.

Con esta propuesta, el dirigente popular se suma a la petición del presidente de Asaja Ávila, que tras el fuego ha pedido también un cambio en la Ley de Montes de Castilla y León porque, con la actual, los ganaderos con terrenos calcinados no podrán recibir ayudas de la PAC por dicha superficie.

Sin embargo, cabe recordar que la directora general de Desarrollo Rural, María González, y el delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Ávila, José Francisco Hernández, ya han garantizado que los ganaderos afectados por el incendio de Navalacruz podrán cobrar la PAC, aunque no llegaron a precisar cómo se va a articular esta posibilidad. Por eso, la propuesta del dirigente popular permitiría legalizar este tipo de situaciones.

En cualquier caso, desde la Junta de Castilla y León se dejó claro que esta garantía de cobro no afectaría a los posibles ganaderos que estuvieran implicados en los propios incendios, ya que esta Ley de Montes incluyó esta medida para frenar algunos casos de incendios forestales provocados por ganaderos.

Casado también ha considera un «acierto» la decisión de este martes del Consejo de Ministros, declarando los dieciocho municipios afectados zona gravemente afectada por emergencia de protección civil, la antigua zona catastrófica.

Una declaración de la que ha dicho esperar que las ayudas «lleguen pronto» a los afectados, de manera que vecinos y ganaderos puedan acogerse a créditos ICO y vean reducir tanto los impuestos, como las cuotas a la Seguridad Social, mientras que a los municipios se les «compensen» los gastos derivados del incendio.