La dirección de la Corporación Alimentaria Peñasanta (Capsa) ha negado «rotundamente» que vaya a deslocalizar o cerrar líneas de producción en su factoría de Granda (Siero), tal y como han denunciado los sindicatos y el comité de empresa.

«No es una deslocalización en Asturias. Estamos cumpliendo y superando compromisos de producción en la factoría de granda», ha señalado un portavoz de la empresa ante las denuncias sindicales.

Pese a su negativa, advierte de que «debe ser competitiva en todos los centros para garantizar su sostenibilidad»

El comité de empresa de CAPSA (Corporación Alimentaria Peñasanta S.A.) había denunciado este martes 4 presiones a los trabajadores por parte de la dirección de la empresa, en el marco de la negociación colectiva, enquistada desde hace más de un año. Junto a las organizaciones sindicales alertaron sobre la posibilidad de deslocalizar la producción de la planta de Granda – Siero; de momento, han dicho, el próximo sábado se eliminarán dos turnos de trabajo y si la cosa va a más no descartan la pérdida de empleo. Ante esta situación solicitarán reuniones con el gobierno asturiano y con el resto de grupos parlamentarios, sin descartar volver a las movilizaciones.

Según la dirección de la empresa láctea, Capsa tiene siete centros de trabajo y «debe ser competitiva en todos los centros para garantizar su sostenibilidad, la de sus ganaderos y propietarios y dar respuesta a los consumidores».

Asimismo ha negado que se vayan a cerrar líneas de producción, en respuesta a la denuncia que hoy hicieron los sindicatos, que mantienen que a partir del 8 de abril se quitará un turno de fabricación de cartón y en otro de ‘brick’ que a corto o medio plazo podrían provocar pérdida de empleos.

CCOO y UGT han advertido también que van a combinar la presión y la negociación frente a deslocalizaciones que podrían evitarse con el desarrollo de un plan industrial que aclare su futuro.