UPA Huelva ya denunció en sus perfiles de redes sociales el pasado 16 de febrero la existencia de una “guerra de precios” que afecta a los productos agrícolas y ganaderos. En un momento en el que la pandemia ha afectado a la capacidad adquisitiva del consumidor final, las grandes cadenas compiten por no perder cuota de mercado bajando los precios de los productos de primera necesidad.

UPA Huelva quiere dejar claro que no se posiciona en contra de que los consumidores/as finales puedan optar a productos a mejor precio, el problema es que esta bajada no se está repercutiendo en el margen de beneficios de estas cadenas sino en el precio que se paga a nuestros agricultores/as y ganaderos/as, destruyendo tejido productivo y generando pérdidas para nuestros productores/as.

Esta queja se suma a la que las organizaciones profesionales agrarias ASAJACOAG y UPA a nive nacional han reclamado a los diferentes grupos políticos con representación en el Congreso de los Diputados para evitar que la “guerra de precios” de las cadenas de distribución pase factura en el campo

Así, mientras miles de hogares son bombardeados con ofertas promocionales de artículos como leche, pollo, huevos o aceite, los productores/as temen que los contratos de comercialización se presionen a la baja para que sean ellos/as los que soporten la caída de precios. De hecho ya está pasando en el sector avícola y de vacuno de leche, donde UPA a nivel nacional ya está denunciando caídas en los precios de producción en todo el territorio. También a UPA Huelva han acudido ganaderos/as del sector del porcino ibérico denunciando presiones de bajada de precio de los contratos derivados de los efectos económicos de la pandemia en las ventas.

Un ejemplo claro de esto en nuestra provincia es, como viene denunciando UPA Huelva desde hace ya varias semanas, la insistencia de Carrefour por utilizar la fresa como producto reclamo en un momento en el que no hay producción debido a cómo ha afectado la situación climática a la campaña. UPA Huelva también ha detectado como Carrefour, Aldi y Lidl están bajando los precios con ofertas similares para atraer clientela a sus establecimientos.

Precisamente este tipo de situaciones son las que justifican especialmente la existencia de una Ley de Cadena Alimentaria que defienda a los productores/as de este tipo de abusos y establezca mecanismos que impidan que se vendan productos agrícolas y ganaderos por debajo de los costes de producción.

Desde el mes de enero, en todo el territorio nacional UPA viene compareciendo en diferentes ámbitos para trasladar, entre otras cuestiones, los siguientes mensajes:

  • Prohibir la venta a pérdidas en el último eslabón.
  • Crear un registro de contratos.
  • Incluir en el ámbito de aplicación de la ley a los productos importados de países terceros, así como al canal HORECA a partir de los mínimos estipulados por la ley 12/2013.
  • Reforzar la figura del mediador.
  • Generar índices de precios y costes que sirvan de referencia objetiva y pública.

Por toda esta guerra de precios y situación, UPA Huelva lanza «el mismo mensaje que en años anteriores: no descansaremos en denunciar la especulación con los productos agrícolas y ganaderos, poniendo nombre y apellidos a quién lo haga. La inclusión de estas enmiendas en la Ley lanzará un mensaje claro a nuestros agricultores/as y ganaderos/as en forma de respaldo y defensa a su trabajo, si no se incluyen se estará mirando hacia otro lado».