«El campo no es una fábrica» es el lema de la campaña de varias ONG para pedir a la sociedad que participe en la consulta pública de la Comisión Europea sobre la Política Agrícola Común (PAC) para influir en su cambio hacia «una agricultura sostenible y justa», informan SEO/BirdLife y WWF.

Estas ONG coordinan en España, junto a otras asociaciones, esta iniciativa «online» que se enmarca en la campaña europea Living Land (Campo Vivo) para denunciar que la PAC invierte gran parte del dinero en apoyar «una agricultura industrial insostenible» que «margina» a los productores que más respetan la naturaleza.

En un comunicado conjunto, las ONG ambientalistas recuerdan que hasta el 2 de mayo, los ciudadanos y organizaciones interesadas pueden mandar su opinión a la Comisión sobre la política que determina cómo los agricultores y ganaderos gestionan el 80% del territorio europeo y cómo se producen los alimentos: la PAC.

Según las ONG, esta política respalda un modelo de agricultura industrial, insostenible desde el punto de vista ambiental y social.

Así se explica, a su juicio, que las ayudas públicas se concentren en España en las zonas con mayores índices de contaminación del agua por agricultura o sobreexplotación hídrica, o que «la biodiversidad en los campos esté cayendo en picado».